Los precios de las propiedades inmobiliarias se desaceleran en Chequia pero no en Praga

El incremento en los precios de los apartamentos en Chequia se ha detenido debido a que los checos están alcanzando sus límites de poder adquisitivo, así como a las nuevas regulaciones hipotecarias. Sin embargo, la situación es bastante diferente en Praga.

Foto: Michaela Vydrová, Archivo de ČRoFoto: Michaela Vydrová, Archivo de ČRo Petr Makovský del portal web iDnez.cz dice que el aumento de los precios de las propiedades inmobiliarias ha alcanzado un límite a nivel nacional ya que los precios están creciendo más que los salarios. Desde hace un tiempo, varias ciudades han estado registrando récords en los precios de apartamentos. Pero en Brno, por ejemplo, esto se ha venido desacelerando en los últimos meses. Alekej Veselý de la compañía Tirkaya dice que todo indicaba que los precios iban a parar de subir pronto.

Una caída en el costo de los apartamentos también se ha visto reflejada en otras regiones del país como Moravia, Olomouc, Vyšocina, Zlín y Ústí.

Si bien la situación no es la misma en Praga, los aumentos de precios han disminuido en los últimos meses, reportó iDnez.com.

Según datos revelados por desarrolladores de iDnez.com, los costos en la capital ascendieron un 15.5% entre julio y septiembre de este año, mientras que el año pasado subieron un 24% en el mismo periodo.

Michaela Tomášková, foto: Archivo de Central GroupMichaela Tomášková, foto: Archivo de Central Group El precio promedio de un apartamento nuevo en Praga sobrepasa los 3 800 euros por metro cuadrado y se espera que los precios continúen creciendo en la capital checa.

La directora ejecutiva de Grupo Central, Michaela Tomášková, indicó que los precios son un reflejo de la oferta limitada de nuevos proyectos. Además de esto, las nuevas reglas hipotecarias establecidas por el Banco Nacional Checo han desembocado en la caída de un tercio de las solicitudes.

Milan Roček del portal web CenováMap.org, que monitorea costos, dijo a iDnez.cz que las medidas del BNC restringen artificialmente la demanda y ello causa una caída en los precios. Sin embargo, el fortalecimiento de la economía ha prevenido que esto suceda. Como no hay presión en el mercado, no hay voluntad ni necesidad de reducir los precios, indicó Roček.