Los derechos de los consumidores se verán ampliados en Chequia

21-09-2017

El Gobierno checo cuenta con implantar nuevas medidas para fortalecer los derechos de los consumidores, sobre todo en el comercio por teléfono o Internet.

Foto: Nic Taylor Photography via Foter.com / CC BY-NC-NDFoto: Nic Taylor Photography via Foter.com / CC BY-NC-ND Los derechos de los consumidores bajo el comunismo no eran muy amplios. Uno conseguía lo que podía de forma legal o esquivando las normas y no se discutía sobre la calidad. En las décadas posteriores el panorama no ha cambiado sensiblemente, a pesar de los intentos de la Comisión Europea para poner en marcha un movimiento de los derechos del consumidor.

El gobierno checo movió pieza este lunes para remediar algunos de estos problemas mediante la propuesta del Ministerio de Industria y Comercio y el Ministerio de Justicia para elaborar conjuntamente una nueva ley de consumo.

Uno de los problemas que se intentará atajar es el confuso estado de la legislación checa de protección al consumidor, con al menos tres leyes que se solapan. La nueva ley promete ser mucho más sencilla y transparente para todos los interesados, por ejemplo, estableciendo cuáles son las obligaciones de los compradores y vendedores en un solo lugar.

También debe tratar de abordar problemas actuales específicos relacionados con la práctica de muchas empresas que intimidan a los compradores a aceptar pagar por servicios o bienes por teléfono, aunque apenas han comprendido las implicaciones de lo que están aceptando.

La nueva ley de consumo debe especificar que tales contratos sólo tienen pleno efecto legal cuando se firman, y que en los acuerdos telefónicos los compradores pueden echarse atrás sin ninguna penalización.

También debe intensificar los detalles que deben darse a los consumidores en persona, por teléfono y en Internet y especialmente cuando se trata de complicados servicios financieros. Bruselas está ultimando una amplia encuesta sobre sus actuales normas de consumo con el fin de sugerir nuevas medidas en las que se cierren las lagunas y se sugieran cambios para mantener el ritmo de la creciente transferencia de las ventas y la comercialización a Internet, lejos del contrato cara a cara, donde los compradores tienen más margen de maniobra.

Pero hay que subrayar que el impulso de la protección al consumidor sigue siendo una propuesta con el respaldo del gobierno actual. Como señaló el ministro de Industria, Jiří Havlíček, los nuevos detalles deberían recaer en un futuro gobierno después de las elecciones de octubre.

21-09-2017