Las empresas checas comienzan a mirar hacia la revolución 4.0

13-01-2017

Las revoluciones prometen cambio, el único problema es que los cambios prometidos no siempre conllevan una transformación rápida. No es sorprendente que la llamada cuarta revolución industrial -que equivale a la introducción de más automatización y tecnología digital en el proceso de fabricación- haya dado lugar a miedos y preocupaciones.

Foto: Ordercrazy, CC0 1.0Foto: Ordercrazy, CC0 1.0 El Ministerio del Trabajo y Asuntos Sociales checo ha advertido acerca de que alrededor de 140.000 puestos de trabajo podrían desaparecer en los próximos ocho años. La iniciativa del gobierno aprobada el año pasado, llamada Industria 4.0, advierte que el 54% de todos los empleos checos podrían estar en riesgo.

Es evidente que la mayoría de los trabajos en peligro son los más repetitivos, como los cajeros en tiendas y supermercados. Pero incluso los trabajos que ahora podrían considerarse semi-especializados, como los conductores de camiones de larga distancia, podrían estar en riesgo.

Hasta el momento, la República Checa no ha estado a la vanguardia de los preparativos para la nueva revolución industrial. En el año 2015, la Conferencia de Comercio e Industria Checo-Alemana organizó un encuentro en la que destacó esta cuestión. Según el diario Hospodářské Noviny, tres de las de compañías alemanas en la República Checa están liderando el camino de la revolución 4.0. Estas son Škoda Auto, Continental y Siemens de Volkswagen.

Siemens lanzó el año pasado un programa destinado a introducir la nueva tecnología en sus siete fábricas checas. Los jefes dicen que la inversión debe mejorar la calidad y la producción. No obstante, Siemens alude que aunque algunos puestos se pierdan de momento la dinámica predominante sigue siendo la contratación.

13-01-2017