La "Teología de la liberación" y la transformación económica checa

26-06-2001

Uno de los principales promotores de la transformación económica checa, Václav Klaus, sostiene que la Iglesia Católica Checa peca de tendencias izquierdistas, afines a la "teología de la liberación". La conclusión de Václav Klaus se basa en el documento "La Paz y el Bien" presentado a debate público por la Conferencia Episcopal Checa.

El documento "La Paz y el Bien" resalta que después de la "Revolución de Terciopelo" de 1989 fue subestimada la dimensión ética de la transformación económica checa, y que no se ha logrado establecer un orden jurídico estable y el derecho se separó de la moral.

En lugar de ello, en la sociedad checa se impusieron nuevas tendencias materialistas y de liberalismo fundamentalista que se convirtieron en un sustituto de la religión a nivel personal. La sociedad perdió el respeto por el bien común, por que los valores económicos y las ganancias comerciales, indiferentemente de su origen y de los métodos utilizados para su adquisición, fueron considerados como objetivos de máxima prioridad.

Según el documento eclesiástico, éstas fueron las principales causas de los desastres que acompañaron la vía checa de la privatización y de la transformación económica en general. Los autores del documento destacan un fenómeno típicamente checo, conocido como "tunelaje", o sea el abuso de la propiedad pública y privada sin que los culpables sean penados y las víctimas indemnizadas durante el proceso de la conversión de la economía socialista a la de mercado, proceso marcado por la corrupción y la vinculación de las estructuras económicas con la esfera política. Y de éllo se deriva la obsesión por el consumismo, así como el desinterés por la solidaridad social y la fomentación de las iniciativas cívicas y el beneficio común.

Según Václav Klaus, estas críticas al legado negativo de los últimos diez años testimonian sobre la peligrosa inclinación hacia la "teología de la liberacion" en el seno de la Iglesia católica checa, así como sobre sus supuestas simpatías con la solución prosocialista de los problemas socioeconómicos.

Václav Klaus sostiene que el Gobierno checo, que encabezó de 1992 a 1997, trató de transformar bajo su gestión el sistema y no al ciudadano, de lo que se desprende que los promotores de la transformación económica no fueron responsables por los defectos éticos. A los autores del documento "La Paz y el Bien" les acusa que la transformación socioeconómica se convierte, en su versión, en un "chivo expiatorio".

Diversos analistas coinciden en que el documento constituye sólo una base para el diálogo y que Václav Klaus, en lugar de dialogar, ha optado por su habitual intransigencia dogmática y desconfianza "a priori" en lo concerniente al concepto de la solidaridad humana, concepto que no es ajeno a la competencia de la Iglesia católica ni afin a la "teología de la liberación".

26-06-2001