La prostitución, un negocio lucrativo para el Estado...

21-10-2003

Inspirados en modelos vigentes en Holanda, Austria y Hungría, políticos checos buscan obtener ganancias para el Estado de la profesión más antigua de la humanidad: de la prostitución. Más detalles con Federico Picado.

En caso de que el Ministerio del Interior checo, logre convencer a diputados y miembros del Gobierno, a partir del 2005 la prostitución podría ser una actividad legal en la República Checa.

Legal para los que dispongan de la licencia correspondiente, paguen al Estado impuestos y cumplan una serie de normativas, de lo contrario se trataría de una violación de la ley.

Para ilustrar la situación, un funcionario ministerial explicó que la persona que ejercite la prostitución sin permiso sería como un taxista sin licencia.

En la República Checa las cosas han avanzado tanto que el Ministerio del Interior pronto presentará el borrador de ley al Gobierno y al Parlamento, en caso de aprobación el país debería renunciar a una serie de convenios internacionales sobre la prostitución, vigentes desde hace medio siglo.

Las licencias las concederían las Alcaldías de las ciudades y pueblos. Los funcionarios del ministerio estiman que las alcaldías podrían cobrar en impuestos, de prostitutas y dueños de prostíbulos unos 200 millones de coronas anuales, o sea alrededor de siete millones de euros.

De acuerdo con el director del Departamento de Seguridad del Ministerio del Interior, Michal Mazel, se estima que la licencia anual, por el valor de mil coronas, más de 30 euros, para una prostituta, la podrían adquirir unas diez mil mujeres.

"A mi no me parece, tener que pagar por una licencia y además impuestos, qué ventaja tendría yo de eso. Lo único que quieren es quitarnos nuestro dinero", explicó una prostituta que rechaza la propuesta gubernamal.

Entretanto, los dueños de los prostíbulos, denominados por las autoridades "Instalaciones para el ejercicio de la prostitución" deberían pagar doscientas mil coronas, unos seis mil quinientos euros, por una licencia de un año.

De acuerdo con los cálculos de los especialistas del Ministerio del Interior en la República Checa puede haber unos ochocientos prostíbulos. Además de las licencias, los dueños de semejantes lugares y las prostitutas deberían pagar impuestos.

"Somos pobres mujeres, que trabajamos duro, todos nos explotan y ahora encima tendremos que pagarle al Gobierno. Siempre había sido al contrario, los hombre nos pagan a nosotras".

Los primeros cálculos de los peritos del Ministerio del Interior indican que la legalización de la prostitución podría arrojar unos seis mil millones de coronas, o sea unos doscientos millones de euros al año.

Ante los temores de evasión de impuestos, los funcionarios responden que existe un principio muy sencillo: " de lo que el Estado controla, siempre se cobran los impuestos".

Pero lo más importante, aseguran los promotores de la legalización de la prostitución, es que con la aplicación de semejante ley se separaría dicha actividad del crimen organizado.

El polémico proyecto de ley no cuenta con el apoyo del democristiano Partido Popular, una de las agrupaciones de la coalición gubernamental, por lo que todavía espera una dura pelea. Sin olvidar, por supuesto todos los aspectos éticos y morales que semejante ley violaría.

21-10-2003