La mitad de los checos, en contra de que se cierre en festivos

03-12-2014

Más de la mitad de los checos, un 52%, no está de acuerdo con que los comercios cierren sus puertas los días festivos. Se trata sobre todo de los ciudadanos más jóvenes y los más mayores. Casi dos tercios de los encuestados están en contra de que el Estado determine cuándo las tiendas pueden abrir y cuándo tienen que cerrar.

Foto ilustrativa: Tomáš AdamecFoto ilustrativa: Tomáš Adamec La mayor parte de la sociedad checa, un 65%, se muestra en contra de que los horarios comerciales sean regulados por el Estado, y un 52% prefiere encontrarse las puertas de los comercios abiertas también en los días feriados. Eso es lo que se desprende del estudio realizado por la agencia Incoma Gfk para la Unión de Comercio y Turismo y para el Consejo Internacional de Centros Comerciales.

Los representantes de los comerciantes ordenaron el informe como reacción a la propuesta de ley que limitaría los horarios de apertura de las cadenas comerciales, y que será examinada por la Cámara Baja en los próximos días. De acuerdo con el borrador de la ley, las tiendas deberían cerrar de forma obligatoria el día de Año Nuevo, el Lunes de Pascua, el 8 de mayo, el 28 de octubre y en las fiestas de Navidad, el 25 y 26 de diciembre. En Nochebuena las tiendas podrían abrir solo hasta las doce del mediodía.

Estas limitaciones no se aplicarían para las superficies comerciales menores de 200 m2, estaciones de servicio, farmacias, ni para puntos de venta en aeropuertos, estaciones de tren y autobús y centros sanitarios. El Gobierno se ha mostrado neutral a la propuesta y no coincide con algunos parámetros técnicos.

Según el mencionado sondeo, casi cada hogar (96%) realiza compras en días feriados o domingos, y en un tercio de los casos tienen lugar salidas para adquirir alimentos en grandes cantidades. "El estudio ha confirmado que los checos están acostumbrados a salir a comprar los domingos o en fiestas tanto para compras menores de alimentos (69%) como para compras mayores o adquirir otro tipo de productos", señala Tomáš Drtina, de Incoma Gfk.

Actualmente ninguna ley regula los horarios de apertura en la República Checa. Los sindicatos están tratando de que se impongan limitaciones desde 2005. Argumentan, entre otros factores, que de esta manera los empleados podrían pasar las fiestas con sus familias.

03-12-2014