La Evidencia Electrónica de Ingresos, el terror de los empresarios checos

02-11-2015

Más de la mitad de los empresarios y trabajadores autónomos de la República Checa teme la puesta en marcha de la Evidencia Electrónica de Ingresos (EET en sus siglas en checo), según una encuesta de la agencia Median. Una parte de ellos incluso afirma que de entrar en vigor el sistema tendrían que cerrar el negocio.

Foto: Hekata 5, Wikimedia CC BY-SA 3.0Foto: Hekata 5, Wikimedia CC BY-SA 3.0 La Evidencia Electrónica de Ingresos o EET es la gran apuesta del ministro de Finanzas, Andrej Babiš, para poner coto a las fugas fiscales y conseguir que todas las empresas y cuentapropistas paguen el IVA como corresponde. Su puesta en marcha genera sin embargo serias dudas, sino terror, entre los afectados. De acuerdo con un estudio de la agencia Median para la Televisión Checa, el 56% de los empresarios y trabajadores autónomos teme que entre en funcionamiento este sistema.

Básicamente el EET consiste en la centralización de todas las transacciones de un negocio. Al producirse una venta, el cajero debe mandar automáticamente los datos vía Internet al sistema central. Allí la transacción se registra y recibe un código único. Una vez recibido el código, el cajero ya puede imprimir el recibo. El cliente puede después en cualquier momento entrar a Internet y consultar los detalles de la operación gracias al código.

De esta manera el Ministerio de Finanzas pretende conseguir que todas las transacciones queden evidenciadas y por tanto paguen el IVA correspondiente. El sistema debería entrar en vigor a partir de mediados del año que viene primero para hoteles y restaurantes, y después para otro tipo de negocios.

Las intenciones de Babiš chocan con el punto de vista de los empresarios. El 42% piensa que el EET tendrá efectos negativos en su actividad económica, y un 8% asegura que supondrá la liquidación de su negocio. Se guardan reservas sobre todo ante el hecho de tener que disponer de un aparato electrónico, como una tableta, de conexión a Internet, y de una aplicación informática compatible con los requisitos del Ministerio. Los más afectados son los autónomos de los sectores de artesanía, reparaciones y construcción. Por contra, dos quintas partes considera que su aplicación será positiva, ya que les ayudará a combatir la competencia desleal.

Las opiniones varían según el tamaño de la empresa y la afiliación política. Los pequeños empresarios albergan más temores que los grandes, y los votantes de ANO, el partido de Babiš, confía más en el ETT que los simpatizantes de TOP 09 o el Partido Cívico Democrático.

02-11-2015