Factores políticos y económicos dejan en el aire la licitación de la Central de Temelín

14-04-2014

La Central nuclear de Temelín sigue en la mirilla de políticos y medios de comunicación. Los trabajos de ampliación de sus reactores han despertado pasiones en los sectores políticos y económicos ya que las obras anunciadas atrajeron a grandes empresas internacionales de Francia, Rusia y EE.UU., pero la licitación fue suspendida.

Temelín, foto: Filip JandourekTemelín, foto: Filip Jandourek El anuncio de no dar inicio a las planeadas obras ha sorprendido, y se habla de que se trata más de una decisión política que económica, aunque hay quienes sostienen que se trata de un poco de los dos.

El proyecto perdió fuerza, o respaldo, tras la caída del Gobierno de coalición encabezado por el primer ministro, Petr Nečas. Si bien nadie lo reconoce abiertamente, miembros de aquel Gobierno creían que la licitación la ganaría la empresa Westinghouse, lo que ayudaría a fortalecer las relaciones con EE.UU.

El papel de Rusia en la escalada de la tensión en Ucrania provocó también una situación compleja para algunos círculos, porque la oferta rusa resultaba atractiva, era la más barata, pero según alertaron algunos expertos tecnológicamente inferior.

La empresa rusa, MIR 1200, llegó en su momento a considerar la posibilidad de financiar parte de la construcción de los bloques de Temelín a cambio de acciones de la empresa energética checa ČEZ, que administra la Central.

En el análisis final, sin embargo, ČEZ no podía seguir adelante con el proyecto sin el tipo de garantías estatales que han apoyado todos los proyectos de construcción nuclear en el pasado.

Actualmente ČEZ está tratando de ganar tiempo al menos un extra de 10 años hasta 2025, pero no ve ninguna razón por la que los cuatro reactores no deban estar en funcionamiento hasta 2035 y más allá.

Como ministro de Industria y Comercio Jan Mládek comentó que el período de reflexión tras la cancelación de la licitación se puede utilizar para analizar la posibilidad establecer una nueva empresa, para la construcción de plantas de energía nuclear, en lugar de proceder a través de ČEZ.

Semejantes declaraciones debilitan a ČEZ que hasta hace poco había sido la empresa más importante de uno de los sectores de mayor interés político-económico del país.

14-04-2014