Enmienda pretende acelerar la venta de terrenos para la realización de proyectos públicos

09-05-2014

El gobierno checo espera aprobar una enmienda del Ministerio de Transporte que pondría en marcha algunos proyectos de infraestructura actualmente estancados. La enmienda establece precios más altos para las tierras cultivables compradas por el Estado para la realización de proyectos públicos.

Foto: Miloš TurekFoto: Miloš Turek El gobierno checo está discutiendo una enmienda elaborada por el Ministerio de Transporte para pagar mayores retribuciones a los propietarios de tierras de cultivo a los que el Estado desea comprar los terrenos. De esta manera, se facilitaría la ejecución de grandes proyectos de construcción pública, como carreteras o rutas de ferrocarril, ya que en la República Checa el proceso de la expropiación forzosa es mucho más complejo que en otros países europeos.

La legislación aprobada por el anterior gobierno de Petr Necas establecía el importe de la tierra cultivable comprada por el Estado en 8-15 coronas el metro cuadrado, un precio muy por debajo de su valor real. El objetivo de esta normativa era evitar la especulación con tierras cultivables.

Sin embargo, los bajos precios de compra han tenido consecuencias desastrosas, desde la venta de terrenos necesarios para proyectos de molienda hasta cientos de casos que han finalizado en los tribunales.

Aunque el Estado se reserva el derecho de expropiar las tierras, el ministro de Transporte actual, Antonín Prachař, ha señalado que se intentará evitar esta situación, cuya resolución en los tribunales puede llevar hasta cuatro años.

Zbyněk Stanjura, foto: Filip JandourekZbyněk Stanjura, foto: Filip Jandourek Según los expertos, si la enmienda es aprobada, el Estado estaría dispuesto a pagar hasta 16 veces el actual precio de las tierras para evitar conflictos con los propietarios. Por su parte, el ministro de Transporte anunció en una entrevista a la Televisión Checa que los precios de compra no deberían aumentar demasiado, ya que, incluso con la aprobación de la nueva legislación, la compra de las tierras debería suponer entre el 1,3% y 1,9% del coste total de cada proyecto.

La nueva enmienda podría recibir respaldo de la oposición. El ex-ministro de Transporte, el cívico-demócrata Zbyněk Stanjura, advierte, sin embargo, que todavía hay muchos detalles que no se han resuelto, incluyendo quién pagaría el nuevo impuesto del 4% a la propiedad.

En el caso de ser aprobada por el gobierno, la enmienda podría tener vía rápida en el Parlamento con el objetivo de preparar la compra de las parcelas necesarias para iniciar los proyectos de construcción tan pronto como sea posible.

09-05-2014