El turismo de la cultura cervecera crece en la República Checa

Las cervecerías y los restaurantes del país están buscando como atraer a más clientes amantes del turismo cervecero.

Foto: Archivo de Microcervecería PurkmistrFoto: Archivo de Microcervecería Purkmistr Los turistas checos y los turistas extranjeros buscan cada vez más combinar sus vacaciones con la degustación de la cerveza, sobre todo en un país en donde esta bebida a base de lupulo es un elemento carácterístico de la cultura local.

Es por esto que en Chequia cada vez más restaurantes y esablecimientos de comida están esforzándose para centrar sus conceptos alrededor de la cerveza y su consumo. El país cuenta con más de 400 micro-cervecerías que ofrecen una alternativa a los grupos industriales. Nuevas micro-cervecerías estan surgiendo en regiones turísticas atractivas, como Praga y Bohemia Central, así como en regiones de comercio tradicional de vino como Moravia del Sur.

Las cervecerías se sirven de diferentes métodos para encontrar más clientes, uno de ellos es a través de las rutas cerveceras. Un ejemplo de esto son las 17 micro-cervecerías checas y alemanas que hacen parte de la “ruta de la cerveza” de los montes metalíferos.

Además de las rutas, las cervecerías también proponen visitas a museos de la cerveza o cursos para aprender a elaborar cerveza, algo que precisa el presidente de la Asociación PME y de trabajores independientes, Karel Havlíček.

“El turismo relacionado a las visitas de micro-cerverías está comenzando a conocer un boom. Las pequeñas cervecerías estan haciendo esfuerzos para unir el consumo de la cerveza con el alquiler de bicicletas, con el turismo nautico, la restauración y los alojamientos.”

Así mismo, la cerveza está pasando a formar parte de productos derivados como el chocolate y el helado de cerveza.

A pesar de que su consumo disminuyó un poco el año pasado, la República Checa sigue siendo uno de los mayores consumidores de cerveza del mundo.