El reciclaje dejará de ser un monopolio en Chequia

03-03-2014

La compañía alemana Interseroh se prepara para desembacar en la República Checa y acabar con el monopolio de Eko-kom en la administración de deshechos destinados al reciclaje. Se supone que la competencia podría reducir los gastos del reciclaje a la mitad, como sucedió en Alemania.

Foto ilustrativa: Kristýna MakováFoto ilustrativa: Kristýna Maková En la República Checa todas las empresas que comercian con productos embalados, y son más de 20.000, están obligadas a contribuir al retorno de los embalajes a la cadena de producción. En total pagan cada año 55 millones de euros a Eko-kom, la única empresa que en el país administra plástico, vidrio, papel y otros deshechos destinados al reciclaje.

Después de pagar a proveedores de contenedores, municipios y empresas de recogida de basura, Eko-kom disfruta lógicamente de pingües beneficios. Esta situación podría cambiar próximamente, si la multinacional alemana Interseroh consigue la licencia gubernamental necesaria para operar en la República Checa.

En Alemania, el mercado de este tipo de servicios dejó de ser un monopolio hace diez años, y desde entonces los costes de recogida y reciclaje de basura para empresas y municipios se han reducido a la mitad. Además, ha aumentado el reciclaje en general. Una experiencia parecida tienen en Eslovaquia.

De acuerdo con datos de la organización medioambientalista Duha, en la República Checa se recicla una cuarta parte de la basura comunal, mientras que en Alemania es aproximadamente la mitad.