El ocaso de los medios tradicionales checos abre el camino a nuevos formatos

30-01-2015

La prensa tradicional checa está en sus horas más bajas. En los últimos tiempos el número de lectores y por ende los ingresos por publicidad han bajado a la par que nuevos medios de comunicación con fórmulas renovadas trataban de encontrar el camino del éxito.

Foto: archivo de Radio PragaFoto: archivo de Radio Praga ¿Tradición o modernidad? El mercado de la comunicación checo puede haber dado un giro de 180º. Mientras que las cabeceras tradicionales están perdiendo lectores y anunciantes a un ritmo alarmante, cada vez son más los medios que nacen orientados a ser televisiones en streaming o portales de noticias adaptados para tabletas y smartphones. El secreto está en el reducido capital que requieren estas empresas para empezar su andadura y que está cambiando la escena mediática checa.

Según apuntan varios analistas, la compra de los principales periódicos checos por parte de grupos extranjeros sería otra de las razones que ha llevado a muchos periodistas a fundar sus propios medios, que, según aseguran, tienen una óptica más independiente.

Foto: Barbora KmentováFoto: Barbora Kmentová El principal problema de estos nuevos portales de noticias en Internet se basa en la eterna dicotomía entre cobrar a los lectores por leer sus contenidos u optar por un “all you can eat” de entrada gratis. Algunos ya creen haber resuelto este problema. Es el caso del grupo Mafra que ahora le ha dado una vuelta de rosca a los medios tradicionales en forma de una revista semanal de pago que pretende combinar con una web también de pago.

Otro problema, apuntan, es que la batalla por los ingresos publicitarios “continúa siendo feroz” y sólo hay un ganador que se lo lleva todo, además de que en Internet no se compite con sólo un país, sino con todo el mundo.

Otro ejemplo es Dotyk, ganador del premio a la mejor tableta semanal en Europa, formado por periodistas “exiliados” de grandes cabeceras. Entienden, al igual que sus nuevos colegas y competidores, que aunque los inicios sean duros, el futuro es esperanzador porque, para ellos, la concentración de medios no es rentable y está agravada por el hecho de que los nuevos magnates no conocen el negocio.

Sin embargo, aunque los ingresos por publicidad han decepcionado hasta ahora a los propietarios de las cabeceras online, todavía existe la esperanza de que con el tiempo conformen la mitad de sus ingresos totales. Por el momento, todo está en el aire, o por lo menos, en la nube.

30-01-2015