El gran excedente presupuestario, en la polémica

11-01-2017

La satisfacción general con el resultado del presupuesto de 2016, que terminó con un superávit de 2.900 millones de euros, fue breve. Los partidos de la coalición debaten ahora sobre cómo emplear el dinero.

Foto ilustrativa: adamo / FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: adamo / FreeDigitalPhotos Los argumentos acerca de quién debería atribuirse el mérito -ya sea el resultado de una mejor recaudación de impuestos, el crecimiento económico constante del país y el bajo desempleo o, paradójicamente, el fracaso del gobierno en invertir en proyectos- han sido reemplazados por disputas sobre cómo hacer un mejor uso de los fondos.

El primer ministro, el socialdemócrata Bohuslav Sobotka, desea que el excedente traspasado a la cuenta del sistema de pensiones se utilice para el pago de estas. El primer ministro afirma que esto ayudaría a rectificar los problemas causados por los gobiernos que utilizaron el dinero del sistema de pensiones para otros fines.

Los democristianos, el partido más pequeño del gobierno, quieren que parte del excedente se destine a mejorar las condiciones de vida en el campo, a construir nuevas instalaciones de abastecimiento y tratamiento de aguas, y a construir y mantener carreteras.

Mientras tanto, el ministro de Finanzas y líder de ANO, Andrej Babiš, presionó para que el dinero se utilizara para reducir la deuda estatal.

El superávit de 2.900 millones de euros se ha convertido en un dolor de cabeza para la coalición debido a la falta de consenso. El ministro de Finanzas Babiš, aconsejó a la coalición aplazar la decisión hasta finales de marzo para ver cómo se va desarrollando el presupuesto de 2017. El plazo para que el gabinete tome una decisión y la presente al Parlamento es el 30 de abril.