El Estado pierde millones al no cobrar impuestos a los E-cigarrillos

12-04-2019

Al igual que en otras partes del mundo, las formas supuestamente más saludables de fumar se están volviendo cada vez más populares en la República Checa.

Foto: Lindsey Fox, Pixabay / CC0Foto: Lindsey Fox, Pixabay / CC0 El país puede haber perdido millones de euros por no cobrar impuestos a los cigarrillos electrónicos, según un informe descubierto por la Radiodifusión Checa. Entre 2017 hasta marzo de 2019, los productos de Philip Morris como HEETS se excluyeron del impuesto al consumidor.

Si bien es difícil obtener los últimos datos sobre la cantidad de checos que utilizan productos para fumar alternativos, los datos de ventas muestran una tendencia en rápido crecimiento.

Por ejemplo, el modelo HEETS de Philip Morris, quien comercializa el cigarrillo electrónico, vendió 72 millones de unidades cuando se introdujo en el mercado en el año 2017, pero solo un año después el incremento en las ventas se elevó a 532 millones de unidades.

Foto: Andreas Ganter, Pixabay / CC0Foto: Andreas Ganter, Pixabay / CC0 Un informe publicado por el servicio de noticias en línea de la Radiodifusión Checa, iRozhlas, llamó la atención sobre el hecho de que el Estado podría haber perdido millones de euros al no implementar el impuesto comercial sobre dichos productos.

La nueva legislación que aplica impuestos al cigarrillo electrónico entró en vigor el mes pasado.

Por lo tanto, solo en los HEETS de Philip Morris, el Estado podría haber perdido alrededor de 16 millones de euros de impuestos entre 2017 y 2019. El portavoz del Ministerio de Finanzas, Zdeněk Vojtěch, dijo a iRozhlas que la Dirección General de Aduanas llevó a cabo pruebas sobre si el nuevo producto estaba sujeto al impuesto al consumidor.

Ivo Šulc, foto: Archivo de la Cámara de Asesores Fiscales de la República ChecaIvo Šulc, foto: Archivo de la Cámara de Asesores Fiscales de la República Checa Sin embargo, los registros mostraron que los resultados de las pruebas de esta última organización no se referían en absoluto al impuesto al consumidor, sino que se centraron en la composición del tabaco y la cantidad de nicotina que contenía.

Las pruebas mostraron que el contenido del producto del cigarrillo electrónico no podía fumarse como un cigarrillo normal y, por lo tanto, según el Ministerio de Finanzas, estaba fuera de la legislación de la UE y la República Checa sobre el impuesto a los productos del tabaco. Sin embargo, en Eslovaquia, donde el producto entró al mercado un mes después, se introdujo un cambio en la legislatura que permitió la aplicación de impuestos a los cigarrillos electrónicos antes de estar disponibles para los consumidores.

Algunos expertos legales cuestionados por iRozhlas han disputado la afirmación del Ministerio de Finanzas de que gravar el producto antes era imposible.

Ivo Šulc, miembro de la Cámara de Asesores Fiscales de la República Checa y experto en impuestos al consumidor, dice que la ley que estuvo vigente hasta marzo de 2019 podría haberse interpretado de una manera que hizo posible la tributación de los HEETS.

Foto: klimkin, Pixabay / CC0Foto: klimkin, Pixabay / CC0 El Gobierno ahora está planeando un aumento en el impuesto al consumo relacionado con los productos de tabaco, incluido el cigarro electrónico para el próximo año.

Los precios de los cigarrillos podrían aumentar 0.50 euros en un paquete, una medida que el Gobierno espera que genere más de 300 millones de euros en el presupuesto estatal en 2020. También se planea un aumento de los impuestos sobre el alcohol y los juegos de azar.

12-04-2019