El Estado checo gasta 600 millones de euros más en pagar a los funcionarios

Los gastos de las arcas públicas checas para pagar a los trabajadores del Estado crecieron en 2017 en hasta 595 millones de euros más, ascendiendo en total a 6.534 millones.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů La República Checa invierte cada vez más dinero en pagar a sus funcionarios. El año pasado los gastos por este concepto aumentaron en 595 millones de euros, alcanzando los 6.534 millones. El sueldo promedio de los empleados del Estado llegó a los 1.200 euros mensuales brutos.

Detrás del aumento del sueldo medio de los funcionarios se halla la subida salarial experimentada por profesores y otros funcionarios del sector educativo. También se subió el sueldo a los funcionarios de las oficinas públicas y de las organizaciones sin ánimo de lucro reguladas por el Estado. Además el resto de empleados públicos experimentó una mejora en la tabla salarial.

En concreto, el aumento de los salarios del sector educativo costó al Estado 184 millones de euros. Aun así el sueldo promedio en una escuela regional asciende a 1.040 euros brutos, aún por debajo de la media checa, que es de 1.150 euros.

Entre los mejor pagados se encuentran los fiscales, que el año pasado ganaron 4.056 euros mensuales brutos.

En total en 2017 había en la República Checa 432.000 funcionarios, 9.500 más que el año anterior. El incremento se debe, entre otros casos, a las 828 nuevas plazas de asistentes pedagógicos, necesarios para cumplir el programa de inclusión social en las escuelas, o los nuevos 143 puestos en los Servicios Geólogicos Checos al expandirse las líneas de investigación.