El consumo de cerveza crece, la gente bebe más en casa

13-11-2015

Las ventas de cerveza vuelven a crecer paulatinamente en la República Checa, tras la brusca caída del año 2010. El aumento se debe, sobre todo, al consumo de cerveza en casa.

Foto ilustrativa: archivo de la cervecería ŠedivákFoto ilustrativa: archivo de la cervecería Šedivák El consumo casero de cerveza alcanza casi el 60% del volumen total de las ventas en Chequia. El motivo es obvio: ahorrar, ya que comprar la cerveza en una tienda sale mucho más barato que pedirla en un restaurante.

Las cervecerías checas produjeron el año pasado en total casi 16 millones de hectolitros de cerveza. Gracias a ello que se están aproximando poco a poco a las cifras logradas en 2009, cuando lanzaron al mercado incluso unos 700.000 hectolitros más. Mientras que en 2010 se produjo una brusca caída y la producción apenas superó los 15 millones de hectolitros.

Aun así los checos siguen siendo los mayores consumidores de cerveza en números proporcionales. Con 143 litros de cerveza anuales per cápita, la República Checa siguió encabezando en 2014 el ranking cervecero a nivel mundial.

Los expertos coinciden en que últimamente se perfilan dos tendencias principales en cuanto al consumo de cerveza en este país.

Por un lado, la gente compra más cerveza embotellada, que es más barata. Mientras que en los restaurantes los clientes suelen pedir cervezas de más calidad y poco habituales.

Conforme a los datos de la Asociación de Cervecerías Checas, en los últimos años además sigue creciendo la venta de cerveza en botellas de plástico y latas, a expensas de las botellas de cristal.