Correos Checos en medio del Ministerio del Interior y el Ministerio de Finanzas

29-09-2014

El futuro de la empresa Correos Checos (Česká Pošta) no está claro para los ministros del Gobierno del primer ministro, Bohuslav Sobotka, que tienen opiniones muy diferentes sobre el servicio en manos del Estado, según indica el diario Hospodařské Noviny.

Milan Chovanec, foto: Filip JandourekMilan Chovanec, foto: Filip Jandourek Česká Pošta cuenta con 32.000 empleados y con más de 3.200 sucursales en municipios de todo el país y administra los sistemas informáticos estratégicos del Gobierno.

El servicio postal está bajo el ministro del Interior, Milan Chovanec, que quiere detener los planes establecidos por el Ejecutivo anterior para convertir la empresa en una sociedad con acciones antes de su privatización.

El ministro Chovanec dijo a Hospodářské Noviny que su partido Socialdemócrata no toleraría una venta masiva de la empresa de Correos, reconoció que aunque los numero de la compañía están en negro, sus ingresos han ido disminuyendo y, al igual que con otros empleados del Estado, su personal está a la espera de un aumento de sueldo.

Foto:Tomáš AdamecFoto:Tomáš Adamec Chovanec desea subsidiar Česká Pošta y está planeando una enmienda a la ley postal para que algunos de sus servicios se mantengan como públicos y reciban fondos estatales para mantenerse abiertos.

Sin embargo, estos planes se han topado con la oposición del ministro de Finanzas, Andrej Babiš, que exige que la empresa debe desarrollar una estrategia a largo plazo en las que no requeriría fondos estatales. La cuestión de los cierres es un tema espinoso.

En caso de que el servicio de Correos se convierta en una sociedad anónima el Ministerio de Finanzas ganaría inmediatamente influencia sobre él, como en la mayoría de los casos, es la rama del Gobierno que supervisa los derechos del Estado en las empresas.

29-09-2014