Chequia quiere el mecanismo de defensa de los inversores ISDS en el TTIP

13-05-2015

La República Checa desea que el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos, el TTIP, incluya el polémico mecanismo de protección de los inversores conocido como ISDS. Según el ministro checo de Industria, la inclusión de este punto se justifica porque los acuerdos bilaterales que tiene actualmente Chequia con EE.UU. son más desfavorables.

Ministro Jan Mládek, foto: Filip Jandourek, ČRoMinistro Jan Mládek, foto: Filip Jandourek, ČRo Tras una reunión de los ministros de Comercio de la Unión Europea, el representante checo, Jan Mládek, del Partido Socialdemócrata, apostó claramente por el acuerdo de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP) y recalcó que apoyaba la inclusión en el tratado del acuerdo de protección a los inversores, el ISDS (Investor State Dispute Settlement).

“Siempre nos ha valido la pena históricamente, bien sea la CEFTA, es decir, el libre comercio entre los países centroeuropeos, luego la entrada a la Unión Europea. La UE es mucho más que solo una zona de libre comercio, aunque lo parezca a simple vista. Tenemos interés en que se cierre también el acuerdo con los Estados Unidos, incluyendo el acuerdo de protección de los inversores”, aseguró Jan Mládek, “estamos seguros que serán mejores que nuestros actuales acuerdos bilaterales”.

El ISDS es seguramente el punto más criticado por los detractores del TTIP. Se trata del establecimiento de un mecanismo de arbitraje independiente, compuesto por abogados, que resolvería los casos en los que un inversor norteamericano se sintiera perjudicado por la aplicación de una nueva ley en un estado de la Unión. El arbitraje tendría en cuenta solo criterios comerciales, y desestimaría motivos como la salud pública, el medio ambiente o los derechos del consumidor, factores que sí tienen en cuenta actualmente los tribunales nacionales o europeos.

Foto ilustrativa: Comisión EuropeaFoto ilustrativa: Comisión Europea De esta forma, los críticos con este mecanismo creen que aumentaría el poder de las multinacionales a costa de los estados, que tendrían que compensar con elevadas sumas a las empresas por cambios de legislación que consideran necesarios, o peor aún, se abstendrían de aplicar nuevas leyes si temen que pueden hacer perder dinero a los inversores extranjeros.

Las palabras del ministro apuntan al hecho de que la República Checa tiene firmada con Estados Unidos acuerdos bilaterales que datan de los años 90 que resultan más desfavorables para el país que el ISDS. Al entrar en vigor este mecanismo de defensa de los inversores, los tratados bilaterales checo-americanos quedarían automáticamente derogados y sustituidos por el ISDS.

Debido a las críticas, la Comisión Europea prepara una propuesta alternativa que sustituya el ISDS por un tribunal de arbitraje internacional. De acuerdo con Jan Mládek, la República Checa esperará a la forma concreta de la propuesta para pronunciarse.

13-05-2015