Aplicación checa conecta a reparadores de distintos oficios con clientes

20-09-2018

Opravárna es una nueva aplicación checa que contacta a reparadores para atender solicitudes alrededor del país. Opravárna no es solo una idea inteligente de negocio, sino una de las formas en que Chequia puede contribuir al plan de la UE para alcanzar una economía más circular.

Jan Charvát, foto: Eva Dvořáková, ČRoJan Charvát, foto: Eva Dvořáková, ČRo Ya sea para coser unos pantalones, arreglar las tuberías o reparar una pantalla de móvil rota, la página web Opravárna cuenta con una red de diversos reparadores a lo largo del país que están dispuestos a ayudar.

El sistema es simple. El usuario paga casi dos euros por publicar una petición en la base de datos y después el sitio web lo conecta con el reparador más cercano y capacitado.

Jan Charvát, quien es el fundador de esta joven empresa, dice que le surgió la idea hace un par de años cuando visitó un café de reparación en Holanda. Trajo el concepto a la República Checa donde creó su start-up pero la variedad de los productos significaba que el marco de expertos necesitaba ser ampliado.

“No estaba contento con la reparación de algunas cosas, especialmente con los productos eléctricos, entonces decidimos crear una página web llamada opravarna.cz que conecta a nuestros usuarios con reparadores. Un año después contamos con aproximadamente 960 reparadores registrados”.

La idea de crear una red en línea de individuos que ofrecen servicios no es nada nuevo, pero el centro de reparación checo es visto por el gobierno como una aplicación ejemplar que puede ayudar hacer realidad el paquete de economía circular de la UE.

Además, ha sido creado un nuevo proyecto por Opravárna en colaboración con el ministerio de Medio Ambiente así como con la Asociación Checa de Consumo y con un número de comercios, llamados Opravme Česko (reparemos la República Checa).

El programa recibió un patrocinio de 4000 euros del ministerio y busca mantener productos en el mercado por el mayor tiempo posible, asegurando que una vez desechados, estos sean entregados a un lugar especializado de reciclaje.

Charvát cree que Opravárna tiene un rol importante que desempeñar en este asunto.

“Todo depende de nosotros, los clientes. Estamos haciendo que se cambien los productos cada dos años. Es por esto que hemos decidido dar a los usuarios alguna información sobre los productos. Por ejemplo, les daremos información sobre cuales productos son fácilmente reparables. Al mismo tiempo, cada año, brindaremos información sobre productos dañados que no pueden ser reparados de ninguna forma”.

Esto concuerda con el plan de economía circular de la Comisión Europea, cuya meta principal es fortalecer la autosuficiencia de la UE en materias primas.

20-09-2018