Acaba la construcción de la central hidroeléctrica del río Elba tras diez años de obras

02-03-2015

Tardó diez años y sobrevivió a las inundaciones que arrasaron la zona durante su construcción, pero la nueva central hidroeléctrica en el río Elba por fin está terminada.

La central hidroeléctrica en Liběchov, foto: Archivo de MetrostavLa central hidroeléctrica en Liběchov, foto: Archivo de Metrostav Situada en Liběchov, la planta hidroeléctrica del río Elba ya está completamente preparada para entrar en funcionamiento. Construida exclusivamente por empresas checas como Mavel, Metrostav o Zakládání staveb, su finalización ha sido posible gracias al uso de 16.000 metros cúbicos de hormigón especial y de 3.000 toneladas de materiales adicionales como el acero. Una obra colosal que se levanta sobre unos cimientos que comienzan a 16 metros bajo el agua.

Y como toda obra faraónica, su construcción no ha estado exenta de problemas. El primero, su cercanía con la presa de Beřkovice y con el trazado de la línea de ferrocarril entre Děčín y Praga. Pero sin duda, su mayor reto fue resistir a las inundaciones que asolaron la zona en 2013, año en el que estaba prevista su inauguración.

La central hidroeléctrica en Liběchov, foto: Archivo de MetrostavLa central hidroeléctrica en Liběchov, foto: Archivo de Metrostav El jefe de la central hidroeléctrica, Pavel Bučina, dijo, en declaraciones al portal de noticias iDnes, que “el factor más importante para cualquiera de estas instalaciones es la diferencia entre los niveles de agua para el funcionamiento óptimo de la turbina de la planta”. La instalación es automática y puede operar diez horas al día y sólo requiere un mantenimiento ocasional y vigilancia, pues no hay personal en el sitio. La planta está construida para permitir el flujo de 100 metros cúbicos de agua por segundo a una velocidad de diez metros por segundo.