Už jsme doma: el punk de las partituras

06-09-2015

Composiciones sofisticadas, llenas de cambios inesperados y contrastes. A veces eufónicas, a veces cacofónicas. Eso es lo que ofrece una de las bandas más originales checas de un sonido inconfundible que actúa bajo el nombre de Už jsme doma, o sea Ya Estamos En Casa. El grupo, que aproxima la música clásica interpretada por medio de partituras y el punk rock, lleva tocando desde hace treinta años.

Un grupo no democrático

Foto: página web del grupo Už jsme domaFoto: página web del grupo Už jsme doma “La verdad es que en el grupo no hay espacio para la democracia. El estilo de música que tocamos lo imposibilita”, comentó el cantante Miroslav Wanek al describir cómo funciona el grupo Už jsme doma.

El líder de la banda resalta que sus composiciones dependen de cada tono, lo que requiere una estricta disciplina de los integrantes, que prácticamente tocan según partituras al igual que una orquesta sinfónica.

“La libertad de los instrumentos se restringe solo en la interpretación. Claro que a los músicos les molesta”, sonrió Wanek.

Con esas palabras el guitarrista se habrá referido al hecho de la paradoja de que la banda interprete de manera “clásica” una música arraigada profundamente en el punk rock.

La verdad es que la disciplina y la impecable interpretación de las complicadas canciones hizo de Už jsme doma una de las bandas checas más renombradas en el exterior.

El grupo ha actuado tanto en Europa, como en Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Japón, entre otros. En fin, hasta la fecha se ha presentado en casi 40 países de todo el mundo.

Rapidez frenética y cambios inesperados

Foto: Indies RecordsFoto: Indies Records Surgida en 1985 en la ciudad de Teplice, Už jsme doma, conocido bajo la abreviación de UJD, debutó cinco años más tarde con el disco ‘En Medio de las Palabras’ (Uprostřed slov).

Como hemos dicho, la música de la banda partía siempre de la agresividad y la crudeza de punk rock. Las canciones suelen desarrollarse a un compás muy acelerado, pero sobrepasan las fronteras de dicho género al incluir numerosos cambios inesperados tanto rítmicos como armónicos.

El segundo disco de la banda seguía por el camino trazado por su debut. El trabajo lo editó en 1992 bajo el título ‘El Mundo No Amado’ (Nemilovaný svět).

La pesca del estanque
El pez escapa
Sucias las manos y las pezuñas
¿Reír con entusiasmo?
¿Escapar nadando del agua?
La mansa escama
Los puños aprieta
Con el pez en la espalda tropieza

Fascinación por instrumentos de viento

Una música con un aire salvaje y juguetón a la vez. Así describe Miroslav Wanek la música del grupo, cuyo estilo se aproxima a la banda estadounidense The Residents, si deberíamos buscar un paralelismo en los escenarios mundiales.

Wanek comenzó su carrera en la banda de punk F.P.B. Pero pese a la creciente popularidad de dicho grupo, decidió abandonarlo para instalarse en la recién surgida banda Už jsme doma sin experiencia ni renombre.

Al cantante le encantaron los diferentes colores de los instrumentos de viento, sobre todo del saxófono, que se convirtió con el tiempo en un componente imprescindible del sonido de la banda.

En 1993, el grupo editó su tercer disco titulado Hollywood, cuyo mayor éxito llevaba el mismo nombre.

I love you my baby, my sweet cherry
You are my sweet strawberry
Lo que soporte, me lo llevaré
Lo que quede, lo encerraré
Lo que pase fluyendo, lo cubriré
Lo que trasluzca, lo negaré

El último disco conduce a una cueva

Hasta la fecha, Už jsme doma ha lanzado un total siete álbumes de estudio, más varias recopilaciones y discos en directo.

Además de los discos arriba mencionados, en 1995, UJD lanzó su cuarto disco titulado ‘Fábulas del País de la Necesidad’ (Pohádky ze Zapotřebí).

En 1999, la banda editó el trabajo titulado ‘Oídos’ (Uši) y en 2003 grabó el disco titulado ‘Grasa de Pescado’ (Rybí tuk).

Foto: Indies RecordsFoto: Indies Records Otros siete años más tarde la banda editó lo que es por el momento su último álbum que lleva por título ‘Cueva’ (Jeskyně).

Una cueva puede significar un refugio, puede ser un secreto, una fuga hacia la soledad. Por otro lado, puede convertirse en un lugar de descubrimiento y el deseo de sumergirse con cada vez más profundidad en el conocimiento.

Las cuevas pueden ocultar peligro, pero también la hermosura de espeleotemas creados durante cientos de años como un símbolo de la máxima paciencia, dice la banda.

06-09-2015