Muere la cantante Věra Bílá, la “Reina Gitana“

Věra Bílá, la cantante gitana más famosa de la República Checa murió este martes a los 64 años. Tenía planeado volver a los escenarios en los próximos días, pero un ataque al corazón acabó súbitamente con su vida.

Věra Bílá (2019), foto: ČTK/Ondřej DemlVěra Bílá (2019), foto: ČTK/Ondřej Deml Věra Bílá creció en el seno de una humilde familia gitana de la ciudad de Rokycany, a unos 100 kilómetros al oeste de Praga. Su carrera artística se vio marcada por su padre, el conocido cantante gitano Karol Giña.

No obstante, el descubrimiento y el gran salto a la fama de Bílá llegaron de la mano de la cantante checa Zuzana Navarová. El tono de voz de Věra Bílá era una extraña, pero a la vez atractiva mezcla de alegría y nostalgia. Esa espléndida combinación terminó hechizando a Navarová, no pasó mucho tiempo y pronto la invitó a grabar el álbum titulado Rom pop.

Aquel álbum fue todo un acierto, a partir de ahí Věra Bílá empezó un súbito ascenso que la llevó a grandes salas de concierto del país. A partir del lanzamiento de Rom Pop, Věra Bílá se transformó en uno de los mayores fenómenos musicales de aquel momento. Fue aclamada tanto por el público como para la crítica.

Věra Bílá (2003), foto: Jana ŠustováVěra Bílá (2003), foto: Jana Šustová Su fama fue tal que pronto llegaron ofertas del exterior. Věra Bílá y su grupo Kale vendieron hasta el último lugar del famoso teatro Olympia de París, reservado a las estrellas de proyección mundial.

En 1998, Věra Bílá y Kale lanzaron al mercado un segundo álbum, esta vez titulado Kale Kalore, que en su traducción al español podría significar algo así como “Negros Negritos”. El éxito fue enorme, y pronto el nombre de la cantante gitana sonó a nivel mundial.

A partir de ahí, Věra Bílá comienza a actuar cada vez más en el extranjero y es acogida en los círculos más exclusivos de la música internacional. Diferentes artistas consagrados la invitaban a cantar con ellos. Ese fue el caso del mundialmente conocido Chico Bouchikhi integrante del grupo Gipsy Kings. Con él interpretó uno de sus grandes éxitos, la canción “Amén”, que apareció en el álbum “Quiero Llorar”.

La canción “Amén” es una especie de himno que exhorta a la tolerancia religiosa y racial, y según confesó Bílá en su momento, la idea de componerla surgió durante el festival internacional en la ciudad francesa de Arles.

Věra Bíla se convirtió en una verdadera estrella en países como Francia, Estados Unidos y Canadá, en este último incluso le ofrecieron residencia permanente, además de un atractivo contrato de trabajo.

Pero la “Reina Gitana”, como le decían cariñosamente sus amigos, se sintió siempre muy atada a sus raíces, a su tierra, y prefirió la tranquilidad de Rokycany. Y como la fama jamás se le subió a la cabeza –acentúan sus seguidores y familiares- hasta el último de sus días vivió en su pequeño y modesto apartamento en su ciudad natal.