Leoš Janáček: el genio checo de música clásica

07-07-2019

Los melómanos checos conmemoran este año el 165 aniversario del nacimiento de uno de los maestros musicales más grandes del país, Leoš Janáček.

Jenůfa, El Caso Makropulos, La Zorrita Astuta y Katia Kabanová. Estas son algunas de las obras más conocidas de Leoš Janáček, que a lo largo de su vida compuso nueve óperas, varias piezas para música de cámara, piano y orquestal, entre otras.

Leoš Janáček, foto: Museo Moravo de Brno Leoš Janáček, foto: Museo Moravo de Brno Janáček, nacido el 3 de julio de 1854 en la ciudad de Hukvaldy, figura entre los personajes de la generación checa modernista, cuyas melodías son muy originales, muchas veces basabadas en la música popular proveniente de las regiones moravas, sobre todo de la Eslovaquia Morava y Laquia.

El compositor, que nació como noveno hijo de sus padres Jiří y Amálie Janáček que tenían un total de 14 vástagos, se ganaba la vida como profesor de música. En 1919, un año después del surgimiento de la Checoslovaquia independiente, fundó el Conservatorio de Brno.

Sus primeras dos óperas, Šárka y El comienzo de un romance, escritas a finales del siglo XIX, no cosecharon mucho éxito. El meastro se impuso hasta en 1904 con la ópera Jenůfa que le abrió las puertas al mundo de la música clásica mundial.

Entre otras obras más destacadas del maestro figuran las piezas orquestales, como la Sinfonietta, La Misa glagolítica y la rapsodia Taras Bulba, entre otras composiciones. Gracias a estas obras de madurez, Janáček está considerado como uno de los compositores checos más importantes, junto a Antonín Dvořák y Federico Smetana.

Su última ópera la escribió en 1930 bajo el título ‘De la casa de los muertos’ con libreto del compositor basado en la obra de Fiódor Dostoyevski. Janáček falleció a causa de una neumonía el 12 de agosto de 1928 en la ciudad de Ostrava.

07-07-2019