Helena Zeťová: la voz checa radicada en Grecia

07-02-2016

Una peculiar voz ronca es el rasgo distintivo de la cantante Helena Zeťová, que arrancó su carrera musical en las Islas Canarias para conquistar el escenario musical checo e instalarse más tarde en Grecia. Una de las voces checas más destacadas ha lanzado dos discos en solitario después de que había dejado de existir el popular trío femenino Black Milk.

Imposible e imparable

Solo la voz de Helena Zeťová y nada más abren el debut en solitario de esta cantante, lanzado en 2005 bajo el título ‘Ready To Roll’.

El tema inicial ‘His Eye Is On The Sparrow’ debe subrayar la belleza de la voz de la bella rubia nacida en la ciudad morava de Valašské Meziřící.

Pero tras esta lenta y frágil pieza ya viene con toda pompa un tema bien movido, que caracteriza mucho mejor el trabajo de la cantante.

La segunda canción titulada ‘Impossible (Unstoppable)’ se convirtió en el mayor éxito de este disco y de toda la carrera de Helena Zeťová, hasta la fecha.

This isn´t mission impossible
It´s just so logical
This love´s unstoppable
Now there´s no end inside
´cause what you´ve got is untakeable
It´s unmistakeable
This love´s unstoppable
Rock me all through the night

Un potencial desperdiciado

A pesar de enorme éxito de la canción ‘Impossible (Unstoppable)’ el debut de Helena Zeťová no recibió muy buenas críticas que, en su mayoría, hablaron de la poca compatibilidad del disco y del prometedor potencial desperdiciado de esta cantante.

El primer disco de Helena Zeťová contiene en su mayoría canciones en inglés, algunas piezas en checo y una en griego, ya que está radicada durante años en el país heleno.

La cantante incluso adelantó que grabaría un disco que incluirá solo canciones en griego, pero por el momento no ha llevado a cabo el proyecto.

Una degustación de su pronunciación griega la encontramos en el debut bajo el nombre ‘Mashai’.

Cantando dos años en Lanzarote

Helena Zeťová, foto: Monika Puchingerová, Radiodifusión ChecaHelena Zeťová, foto: Monika Puchingerová, Radiodifusión ChecaHelena Zeťová abandonó el hogar ya a los 15 años de edad para dedicarse plenamente a la música.

A fines de los años 90 estuvo actuando durante dos años con un grupo estadounidense en Lanzarote. De las Islas Canarias regresó a Chequia para participar en la grabación de un programa televisivo, lo que resultó para ella una decisión importante para el desarrollo de su futura trayectoria.

Su estadía prevista para una semana se prolongó notablemente, ya que en la República Checa fundó junto a sus compañeras Tereza Kerndlová y Tereza Černochová el grupo femenino Black Milk con el que lanzó en 2002 el disco titulado ‘Humo Azul’ (Modrej dým).

El R&B protagonizado por estas tres atractivas mujeres se convirtió muy popular.

Al ritmo bailable de Black Milk

Black Milk destacaba por canciones bailables, pero su trabajo incluía también piezas muy sensibles como el tema titulado ‘Fallin’.

La trayectoria del trío femenino no duró mucho tiempo. El grupo se descompuso en 2005, tras tres años de existencia.

Pero antes de dejar de existir por discordias personales, el trío Zeťová-Kerndlová-Černochová alcanzó grabar un disco más.

El trabajo titulado ‘Siete veces’ (Sedmkrát) fue lanzado en 2003.

Atravesando los puentes

Después de dejar el trío Black Milk y debutar en solitario con el disco ‘Ready To Roll’, que, como hemos dicho no cosechó mucho éxito, Helena Zeťová lanzó su segundo álbum, mucho más valorado tanto por los fans como por la crítica.

Se trata de un disco mucho más adulto y compacto con un pop rock competitivo a nivel mundial, dicen las reseñas de la época.

El trabajo lo abre el tema ‘Crossing Bridges’ que dio nombre a todo el álbum.

I´ve been gone,
crossing bridges
That I never knew I could
That I never thought I would
I´ve been gone,
crossing bridges
Through a damp and empty grey
Just to find the light of day
Crossing bridges

07-02-2016