El regreso de cantautores prohibidos

24-11-2019

Bajo la época comunista numerosos cantautores checoslovacos tenían prohibido actuar o se vieron obligados a emigrar del país. Los que estaban en la lista negra de los censores comunistas vivieron un gran regreso tras la Revolución de Tercipelo que derrumbó el régimen en 1989.

Karel Kryl, foto: archivo del CentroCheco de MúnichKarel Kryl, foto: archivo del CentroCheco de Múnich Entre los cantantes más conocidos prohibidos por el régimen comunista checoslovaco destaca sin duda Karel Kryl. Su nombre está relacionado, sobre todo, con la protesta contra la ocupación del Pacto de Varsovia que puso fin a la intentona reformista en Checoslovaquia en agosto de 1968. Su canción titulada ‘Hermanito, Cierra la Puerta’ se convirtió más tarde en uno de los símbolos de la resistencia contra los invasores.

Foto: SupraphonFoto: Supraphon El 9 de septiembre de 1969 Kryl se fue a cantar a Alemania Occidental y aprovechó el viaje para exiliarse en ese país. Allí lanzó gran parte de su obra, mientras que en Checoslovaquia sus fans tenían que copiar ilegalmente sus discos. Tras la Revolución de Terciopelo, en 1989, Karel Kryl por fin pudo regresar a su tierra natal.

Pero tras la euforia vivida a principios de los cambios democráticos en el país, sufrió un desengaño. Sus expectativas no se cumplieron y empezó a criticar duramente el rumbo político tomado por los nuevos altos cargos del país, que se iban alejando cada vez más de su visión. El “poeta de la guitarra”, como llamaban a Kryl, falleció tras un ataque al corazón el 3 de marzo 1994 en la ciudad alemana de Múnich.

Jaroslav Hutka, foto:  Prokop Havel, ČRoJaroslav Hutka, foto: Prokop Havel, ČRo Mientras que muchos de los cantautores perseguidos por el régimen comunista decidieron emigrar, Jaromír Nohavica rechazó abandonar el país, aunque siempre luchaba contra los censores. Tras la caída del comunismo su fama creció de manera vertiginosa y goza de una enorme popularidad hasta la fecha. Sus trabajos son esperados impacientemente tanto por sus fans como por los expertos musicales.

El cantante y guitarrista cuenta con un largo historial de grabaciones y ha obtenido varios premios musicales. Su disco ‘Un Siglo Extraño’ fue galardonado por la revista Rock & Pop como el mejor álbum checo desde la caída del comunismo en 1989. Además fue galardonado con el premio al mejor cantante de los últimos veinte años.

Jaroslav Hutka, foto: SupraphonJaroslav Hutka, foto: Supraphon Canciones movidas y divertidas, por un lado, y temas lentos, melancólicos y filosóficos, por otro. Esas son dos facetas que Nohavica domina a la perfección. Asimismo su carrera tiene su lado opuesto. Nohavica es amado por muchos por su obra musical, pero mucha gente lo detesta por su supuesta colaboración con la Policía Secreta comunista a la que ofrecía información sobre Karel Kryl, entre otros. Pese a ello, Nohavica sigue figurando entre los personajes más destacados del escenario musical checo de hoy.

Debido al permanente acoso por parte de la policía comunista, el cantautor Jaromír Hutka emigró del país en octubre de 1978 a Países Bajos. Tras la caída del comunismo regresó a la patria y en noviembre de 1989 cantó en las multutidinarias manifestaciones anticomunistas de Praga.

Al igual que Kryl, también Hutka con el tiempo empezó a criticar la situación política tras la caída del comunismo y sometió a una dura crítica a Nohavica por su colaboración con la Policía del Estado. Su enojo para con su antiguo compañero lo plasmó en la canción ‘El Delator de Těšín’. El cantautor sigue tocando hasta la fecha y graba sus discos en su estudio casero.

Vlastimil Třešñák, foto: Ben Skála, Wikimedia CC 3.0Vlastimil Třešñák, foto: Ben Skála, Wikimedia CC 3.0 Entre los muchos que tuvieron prohibido actuar en público, mencionemos a Vlastimil Třešñák. Este entró en la lista negra tras firmar Carta 77, declaración que pedía a los dirigentes comunistas checoslovacos respetar en el país los principios de los derechos humanos.

Debido a varios interrogatorios brutales a los que lo sometió la Policía comunista, el cantautor se vio obligado a emigrar, primero a Suecia, y más tarde a Alemania. Tras la caída del régimen, denunció ante los tribunales a uno de los policías que lo torturaron. El expolicía fue condenado a una pena condicional.

El régimen comunista forzó a emigrar también a Svatopluk Karásek. El cantautor y cura evangélico fue perseguido por la policía secreta desde mediados de los años setenta del siglo pasado.

En 1976 fue condenado a ocho meses de prisión por razones políticas. Un año más tarde firmó también Carta 77. En 1980 emigró a Austria para refugiarse más tarde en Suiza. Tras la caída del régimen comezó su carrera política y en 2002 fue elegido diputado del parlamento checo.

24-11-2019