El poeta de la guitarra falleció hace 25 años

03-03-2019

El nombre del cantautor Karel Kryl está relacionado, sobre todo, con la protesta contra la ocupación del Pacto de Varsovia que puso fin a la intentona reformista en Checoslovaquia en 1968. Uno de los símbolos de la resistencia del pueblo checoslovaco falleció hace 25 años de un ataque cardíaco poco antes de cumplir los cincuenta años.

Karel Kryl, foto: archivo del Centro Checo en MúnichKarel Kryl, foto: archivo del Centro Checo en Múnich

Karel kryl, foto: ČTKarel kryl, foto: ČT En 1968, Karel Kryl no era muy conocido en Checoslovaquia. Contaba con unos pocos fans y sus canciones fracasaron en los concursos musicales nacionales. Todo cambió tras la invasión soviética el 21 de agosto. Un día después de la ocupación el cantautor compuso la canción titulada ‘Hermanito, Cierra La Puerta’ que más tarde adquirió una enorme popularidad convirtiéndose en uno de los símbolos de la resistencia contra los invasores. Las ventas del disco que incluía dicho tema alcanzaron 40 000 copias apenas unas semanas después de su lanzamiento al mercado a principios de 1969.

Karel Kryl, uno de los principales opositores al régimen comunista, denunciaba los sucesos de la época cuando en este país reinaba Su Majestad el Verdugo, como cantaba en la canción del mismo nombre. “Era una época cuando sólo la esfinge de la calavera volaba sobre este país, y Su Majestad el Verdugo residía en medio de un círculo de cabezas atontadas”, indica el tema.

Sarcasmo y amargura

Karel Kryl, foto: JIří Sláma, ČRoKarel Kryl, foto: JIří Sláma, ČRo A Karel Kryl lo llamaban el poeta de la guitarra. Su mensaje lleno de sarcasmo y amargura reflejó la desilusión sufrida por los checoslovacos por la “ayuda fraternal” brindada por la Unión Soviética en 1968. Pero él mismo no se consideraba un intérprete de canciones de protesta. “Me gustaba tocar en salas de concierto y teatros, así como en tabernas”, recordaba más tarde en una entrevista. Pero tras el éxito de su debut empezó a actuar también en festivales grandes en el exterior. El 9 de septiembre se fue a cantar a Alemania Occidental y aprovechó el viaje para exiliarse en ese país.

En 1969 Karel Kryl lanzó en Alemania su segundo álbum titulado ‘Cáncer’ (Rakovina). El disco incluye la pieza del mismo nombre que expresaba su desesperación en una época cuando “la primavera barajaba las cartas para los que bajan la cabeza y cuando era difícil respirar, con la luz en rojo”.

En Alemania Occidental el cantautor lanzó gran parte de su obra, mientras que en Checoslovaquia sus fans tenían que copiar ilegalmente sus discos. Kryl lanzó a lo largo de su trayectoria casi 40 discos, desde trabajos de estudio hasta conciertos en vivo, pasando por recopilaciones de sus mejores piezas.

Desengaño tras el regreso

Karel kryl, foto: ČTKarel kryl, foto: ČT Tras la Revolución de Terciopelo, en 1989, Karel Kryl por fin pudo regresar a su tierra natal. Pero tras la euforia vivida a principios de los cambios democráticos en el país, Kryl sufrió un desengaño. Sus expectativas no se cumplieron y empezó a criticar duramente el rumbo político tomado por los nuevos altos cargos del país, que se iban alejando cada vez más de su visión.

Kryl expresó su descontento con la nueva situación política en repetidas ocasiones, como por ejemplo en la canción ‘La Primavera de Terciopelo’, grabada en 1990, en el disco ‘Arenas Líquidas’. “Hay árboles llenos de savia, pero otros recogen lo que habíamos sembrado nosotros”, cantó con amargura. El cantautor murió tras un ataque al corazón el 3 de marzo 1994 en la ciudad alemana de Múnich.

03-03-2019