‘Ciudad ER’, el punto de partida del art rock checo

22-02-2015

El art rock checo nació en 1971 con el lanzamiento del disco ‘Ciudad ER’ (Město ER) grabado por el grupo Framus Five. Uno de los álbumes clásicos de la música checa surgió en plena época de la ‘normalización’ cuando el régimen comunista volvía a apretar las tuercas del totalitarismo, una vez sofocada la intentona reformista, en 1968, conocida como la Primavera de Praga.

Un disco onírico en un mundo materialista

Foto: SupraphonFoto: Supraphon En una era materialista, el ambiente onírico de la ‘Ciudad ER’ parecía como de otro mundo, sobre todo, en la primera cara que contenía una sola canción de una duración de más de 19 minutos.

No es de extrañar que el régimen comunista no tardara mucho en retirar el disco del mercado nacional. El álbum posteriormente fue reeditado tres veces tras la Revolución de Terciopelo, en 1990, 1999 y 2008.

“Ahí en la remota ciudad vacía / El viento mantiene una conversación con un loco / En una plaza pequeña / La fuente susurra una canción / Para la ciudad ER y para ti”.

Con esos versos comienza el poema de Josef Kainar que quedó inmortalizado por el grupo Framus Five en un disco que con el tiempo adquiriría la etiqueta del ‘primer álbum de art rock checo’.

El poeta Kainar, gurú de los rockeros checos

Josef Kainar, foto: ČTJosef Kainar, foto: ČT Kainar es autor también de las letras de otro disco esencial, titulado ‘El Pollo En Reloj’ (Kuře v hodinkách), grabado en 1972 por la banda Flamengo. Su poesía musical fue empleada también por otros renombrados intérpretes del país.

Sus visiones poéticas, junto a las abigarradas partituras musicales arraigadas en el blues azulino, adornado de vez en cuando por la fuerza de una orquesta clásica, cautivaron a los escuchas a principios de los años 70.

“Había ahí una ciudad, era mi sueño
Había casas, en las casas números
En los jardines rosas, en el cielo una estrella
Un poco rota, matinal y limpia
Los que conocía dormían tras las ventanas
En las ventanas rotas ondeaban cortinas
Había todo con lo que soñamos
Solo que este yo, no era yo”

Un disco de dos caras diferentes

Michal Prokop, foto: Archivo de Michal ProkopMichal Prokop, foto: Archivo de Michal Prokop En la época de los vinilos que contaban con dos caras, la canción ‘Ciudad ER’, con una duración de más de 19 minutos, ocupó toda la primera parte del álbum, lo que era algo inaudito en el escenario de la música popular checa contemporánea.

La segunda cara del disco resulta más asequible en comparación con la canción titular. La abre el tema ‘Eres Piedra’ (Tys kámen), escrita por el cantante de Framus Five, Michal Prokop.

“Eres piedra, que pesa en mi alma / Que cuelga sobre la cabeza / Que tengo que evitar navegando / Eres el terror ante la batalla / El dolor es tu pareja”, afirma la canción.

Una canción que parece haber llegado al álbum por error

Petr Hannig (Foto: ČT24)Petr Hannig (Foto: ČT24) La tercera y cuarta canción del álbum es del teclista Petr Hannig, que se encargó también de los arreglos orquestales del disco. Mientras que el tema ‘Estoy Llorando’ cuadra bien con el tono melancólico del disco ‘Ciudad ER’, la cuarta pieza titulada ‘La Banda’ (Kapela) es como si hubiera llegado al disco por error.

Se trata de una melodía alegre y despreocupada que no tiene nada que ver con la atmósfera fantástica de las demás canciones.

Luboš Andršt, foto: Archivo de Luboš AndrštLuboš Andršt, foto: Archivo de Luboš Andršt Las últimas dos canciones del disco fueron compuestas por Luboš Andršt, considerado uno de los mejores guitarristas checos de blues.

La primera titulada ‘La Noche Es Mi Día” (Noc je můj den) hace recordar la atmósfera psicodélica de ‘World of Pain’, de Cream.

“La noche es mi día / Me despierto cuando salen las estrellas / Tiro mi sueño / Y enseguida me pongo a vivir / El que esto conozca / Ése lo tiene claro / Si la noche no es terrible”, dice la penúltima canción del disco.

El álbum lo cierra la canción instrumental titulada ‘Perceptua’ que pondrá punto final también a nuestro Domingo Musical.

22-02-2015