¿Los checos son fríos? Tampoco tanto, hay que saber tratarlos

24-04-2008

El país es frío, muchísimo más frío que cualquier país hispanohablante, de eso no cabe ninguna duda. Pero los checos, como personas, ¿fríos? La tendencia general es creer que sí, pero encontramos algunos latinoamericanos que opinan lo contrario.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea En comparación con los latinoamericanos, de sangre caliente, que llevan las emociones a flor de piel y explotan a la menor provocación, los checos sí, son fríos. Eso es lo que opinan la mayoría de los hispanohablantes radicados en el país. Pero tampoco tanto, no hay que exagerar.

Alberto, mexicano, es de los pocos que creen que los checos pueden ser cálidos, aunque, claro, hay que escarbar un poco.

“Realmente el checo es una persona muy cálida, pero hay que rascarle, muy adentro los checos son personas muy cálidas. Son excelentes personas, yo estoy muy feliz de vivir aquí”.

Diego, también mexicano, es de una opinión similar y afirma que los checos son bastante buenas personas y por eso le gusta vivir aquí.

“Principalmente la gente, la gente es muy amable aquí, es muy amigable. Más que nada es el ambiente que se vive aquí, la gente y la cultura”.

Paola, argentina, reconoce que cuesta entrar en confianza con los checos, pero una vez que se vence la primera resistencia, lo demás es fácil.

“Cuesta acercarse a ellos si no te conocen. Pero una vez que te conocen son muy buena gente y gente en la que puedes confiar. Una cosa que me gusta de los checos es que son muy sinceros, muy honestos”.

Así que si escuchan por ahí que los checos son extremedamente fríos, ya lo saben: algunos sí, otros no, depende. Hay que saber buscar.