“Los checos intentan siempre evitar el conflicto y la discusión”

14-08-2008

Los latinos, ya sean italianos, franceses, españoles o iberoamericanos, son famosos en todo el mundo por sus discusiones en la calle o en cualquier lugar, con conocidos o extraños, que pueden llegar a ser muy encendidas y ruidosas y a veces, incluso, pueden llegar a los golpes. Eso no pasa en la República Checa ya que aquí la gente, por carácter, es mucho más tranquila, reservada y pacífica.

Foto: CTKFoto: CTK Ya lo comentó en este espacio, hace varios meses, Guillermo, un pintor mexicano radicado en Praga: “A los checos no les gusta pelear y raras veces llegan a las manos”.

Teo, un argentino que también lleva años acá, que es fiel oyente de este programa y que, además, tiene una parte de sangre checa en las venas, está de acuerdo con Guillermo, pero va más allá: a los checos no les gusta pelear, pero tampoco discutir.

“Yo creo que aquí mucha gente intenta esquivar el conflicto. Cuando hay una especie de polémica o algo por el estilo no quieren discutir sobre el tema. Es verdad. Mucha gente es así, salvo cuando una persona es conocida, entre amigos, ahí sí, evidentemente hay polémica, pero con gente desconocida no, difícil que te traten de igual a igual y eso a mí me molesta”.

Una teoría que lanza Teo para explicar este fenómeno es que quizás los checos se pelearon poco o nada cuando niños, lo que es muy distinto en los países latinoamericanos, donde el carácter se moldea a golpes y las peleas a puñetazos, entre amigos o desconocidos, son mucho más frecuentes y forman parte casi obligatoria de la educación y del tránsito infancia adolescencia, adolescencia adultez.

14-08-2008