Vancouver 2010: Sáblíková sonríe y el hockey tropieza ante Rusia

22-02-2010

Las Olimpiadas de Invierno siguen acaparando toda la actualidad noticiosa en Chequia, para bien y para mal. Mientras la patinadora Martina Sáblíková logró el bronce en los 1.500 metros, la selección de hockey sobre hielo tuvo un doloroso traspié. Los checos perdieron nada menos que ante Rusia y comprometieron sus posibilidades de avanzar.

Su segunda medalla personal, tras el oro en los 3.000 metros, y la tercera para el país logró la patinadora de velocidad Martina Sáblíková en Vancouver. La deportista, que antes de comenzar los juegos de invierno estaba llamada a ser la gran figura checa, está confirmando todo lo bueno que insinuaba. Y más está por venir.

“Cuando crucé la meta en tercer lugar no lo podía creer. Nunca pensé en lograr una medalla en esta distancia”, indicó Martina Sáblíková a la prensa mundial, tras ganar el bronce en una carrera que no es su especialidad.

Martina Sáblíková, foto: ČTKMartina Sáblíková, foto: ČTK “Ni siquiera quería competir en la prueba de los 1.500 metros. Tenía miedo, ya que me esperan todavía los 5.000 metros, el hielo es difícil y la competencia entre las muchachas es muy apretada. No esperaba ganar el bronce. El entrenador me aconsejó una estrategia muy buena, di dos vueltas con las manos en las espaldas sin muchos apuros, aprovechando sólo la técnica. Así guardé las fuerzas necesarias para la última vuelta, que fue decisiva”.

Y mientras la checa celebraba, las demás competidoras veían con incredulidad cómo esta patinadora menuda y en apariencia frágil ahora comenzaba a dominar en otras distancias, no solo la suya.

“Sáblíková es una excelente patinadora en trayecto largo y ahora también es excelente en los trayectos más cortos. Es increíble”, sostuvo la ganadora del oro en los 1.500 metros, la holandesa Ireen Wust.

Este miércoles Sáblíková peleará por la medalla de oro en los 5.000 metros, donde es clara favorita, ya que ha sido campeona mundial los Jaromír Jágr (drch.), foto: ČTKJaromír Jágr (drch.), foto: ČTK últimos tres años. Y de consumar la hazaña, pasará a la historia.

En hockey sobre hielo, en tanto, las cosas no se dieron como todo el país, en vilo, esperaba. La selección checa, que venía de dos victorias consecutivas, ante Eslovaquia y Letonia, mordió el polvo de la derrota la noche del domingo ante los rusos, quizás si su rival histórico más empecinado.

El equipo ruso se impuso por 4-2 en un encuentro equilibrado, que concluyó 1-1 en el primer tercio y que se empezó a definir tras una vacilación de la gran estrella checa, Jaromír Jágr. Y nada menos que ante la figura rusa emergente, Alexander Ovechkin. Jágr no podía dejar de lamentar ese percance decisivo.

“No quiero volver a ello, mejor quisiera olvidarlo. Si no hubiera cometido el error, el partido habría terminado de otra manera. Pero así los rusos se adelantaron en dos goles y a nosotros se nos hizo muy difícil Alexander Ovechkin, foto: ČTKAlexander Ovechkin, foto: ČTK regresar al partido, aunque siempre estuvimos cerca. Mi error fue decisivo, vi cómo se acercaba Ovechkin, pero no vi a ningún compañero para pasarle el disco, así que intenté rodearle. Simplemente se trató de una mala decisión”.

Alexander Ovechkin le quitó el disco a un dubitativo Jágr en el segundo tercio, lo que provocó un contragolpe y el comienzo de la debacle checa. Este resultado adverso significa que los rusos clasifican directamente a los cuartos de final.

Los checos, en tanto, deberán pelear por un cupo entre los ocho mejores ante Letonia, rival al que ya vencieron en la fase de grupos por un cómodo 5-2. El partido se jugará la madrugada del miércoles, hora local.

22-02-2010