Sudáfrica 2010: Chequia gana pero la esperanza se esfuma

12-10-2009

La selección checa tenía que ganarle a Polonia en la penúltima fecha de las eliminatorias europeas, el sábado. Y lo hizo. Pero Eslovaquia debía aportar con lo suyo: derrotar a Eslovenia, lo que no sucedió. El sueño checo de llegar a Sudáfrica 2010 se convirtió de pronto en pesadilla.

Selección checa - Polonia, foto: ČTKSelección checa - Polonia, foto: ČTK El triunfo del sábado ante Polonia en casa por 2-0 no fue suficiente para alentar las esperanzas checas de clasificar al Mundial Sudáfrica 2010. Tan importante como la victoria checa, que se daba por descontada, porque a estas alturas no queda margen para el error, era que los eslovacos le tendieran una mano.

Pero Eslovaquia perdió en Bratislava ante Eslovenia, por 0-2, y la diminuta nación balcánica se metió en la lucha por el primer lugar del grupo 3, poniendo en peligro la clasificación directa de la mismísima Eslovaquia, que ya se sentía en Sudáfrica.

Selección checa - Polonia, foto: ČTKSelección checa - Polonia, foto: ČTK Con goles de Tomáš Necid, tras habilitación de su tocayo Rosický, y de Jaroslav Plašil, ambos en el segundo tiempo, los checos vencieron cómodamente a Polonia ante 14 mil hinchas que fueron al estadio convencidos de que sonreirían al final de la noche.

El seleccionador checo, Ivan Hašek, sorprendió a medio mundo poniendo en la partida al delantero Michal Papadopulos. Pero se dio cuenta de su error en el entretiempo. Mandó a Necid al césped y en la segunda parte, los locales pudieron hacer valer su predominio.

Sin embargo, la derrota de Eslovaquia hizo infructuoso el triunfo checo. Para seguir soñando, el portero del Chelsea, Petr Čech, apela ahora al milagro en San Marino, donde Eslovenia se jugará su clasificación.

Ivan Hašek y Petr Čech, foto: ČTKIvan Hašek y Petr Čech, foto: ČTK “Tenemos sensaciones ambiguas, porque hemos cumplido con nuestro deber al derrotar a la peligrosa selección polaca, pero esperábamos recibir mejores noticias de Eslovaquia y no las hemos recibido. De todas formas, aún nos queda por delante un partido, tenemos que ganarlo y esperar que en San Marino se produzca un milagro”, indicó Petr Čech en el portal online idnes.cz.

El ariete del Galatasaray turco, Milan Baroš, a quien le fue anulado un gol en la primera parte, lamentó que Eslovaquia haya flaqueado en momentos tan decisivos.

“La verdad es que los eslovacos se encontraban bajo una gran presión. Sabían que les bastaba lograr solo un punto para clasificar. Sin embargo, dar el último paso siempre es muy difícil y ellos fracasaron. Es una pena para nosotros, pero principalmente para Eslovaquia, que estaba muy cerca y ahora tendrá que luchar todavía muy duro para clasificar”.

Milan Baroš y Robert Lewandowsky, foto: ČTKMilan Baroš y Robert Lewandowsky, foto: ČTK En la prensa checa se habla de milagro. Lo cierto es que hace falta mucho más que eso para que San Marino, el peor equipo europeo según las estadísticas, le quite al menos un punto a Eslovenia en la última fecha de las eliminatorias mundialistas, este miércoles.

Con nueve derrotas seguidas, un gol a favor y 44 en contra, es bastante improbable, casi imposible, que San Marino logre inquietar a los eslovenos. Sin ir más lejos, en la primera vuelta de estas eliminatorias, Eslovenia ya le ganó 5-0 a San Marino.

Así que los checos necesitan mucho más que un milagro para quedar segundos y meterse en la repesca. Eso sin contar que además deben ganar su duelo en casa, ante Irlanda del Norte.

El seleccionador Ivan Hašek sostuvo que después del partido del miércoles anunciaría si seguía al frente del combinado nacional.

Última fecha:

Miércoles 14 de octubre

República Checa-Irlanda del Norte

Polonia-Eslovaquia

San Marino-Eslovenia


12-10-2009