Leopold König asciende a la octava posición en el Tour de France

21-07-2014

El ciclista checo Leopold König, capitán del equipo NetApp, se sitúa en la octava posición del Tour de Francia tras una notable actuación este fin de semana en los Alpes. Especialmente cómodo en las etapas de montaña, el checo espera ahora poder lucirse en los Pirineos.

Leopold König, foto: ČTKLeopold König, foto: ČTK Las etapas 13, 14 y 15 del Tour de Francia, que se han desarrollado este fin de semana en los Alpes, han sido el escenario de la sorprendente actuación del checo de 26 años Leopold König, líder del equipo NetApp, que ha ascendido en la clasificatoria general hasta el octavo puesto.

En la etapa del viernes, Saint Etienne-Chanrousse, el checo quedó tercero por detrás de la camiseta amarilla Vincenzo Nibali y el polaco Rafael Majka. El sábado, entre Grenoble y Rinoul, König volvió a luchar directamente por el liderazgo, quedando finalmente noveno. Este domingo, sin embargo, en la etapa Tallard-Nimes, mucho menos montañosa pero de 222 kilómetros de longitud, el checo no consiguió quedar entre los diez primeros pero mantuvo aun así su envidiable posición en la general.

Se trata de un éxito inesperado para una escudería modesta como la NetApp, que se coló en el Tour por un golpe de suerte. König espera ahora con ganas los puertos de montaña de los Pirineos, asegura.

Vincenzo Niballi y Leopold König (en el centro) y Rafal Majka, foto: ČTKVincenzo Niballi y Leopold König (en el centro) y Rafal Majka, foto: ČTK “Me he dado cuenta de que si corriera en el Tour de los Alpes y no en el Tour de Francia sería segundo o tercero. Lo hice de hecho bastante bien. Los Alpes son para mí, y en la suma total solo me venció Nibali. Así que ahora voy a los Pirineos más seguro de mí mismo. Tengo muchas ganas”.

En la décimo quinta etapa, que vino marcada por la lluvia, triunfó el noruego Alexander Kristoff, mientras que en la clasificación general continúa líder el italiano Vincenzo Nibali, seguido del español Alejandro Valverde. Así vio König está bajada de los Alpes.

“Contábamos con que podíamos tener viento lateral, que siempre significa problemas y estrés en el pelotón, así que estábamos preparados, pero después nos pilló un chaparrón. En los últimos kilómetros ya comenzó a escampar, pero la carretera seguía mojada, así que tuve que tener más cuidado de lo normal”. Ahora los ciclistas tendrán una pausa de un día antes de emprender este martes la etapa 16, de 237 kilómetros, entre Carcassonne y Bagnères-de-Luchon.

21-07-2014