Euro 2012: República Checa le roba un vital empate a Escocia

05-09-2011

En un crucial encuentro del grupo I de las eliminatorias a la Eurocopa 2012, la República Checa remontó dos veces para empatar ante Escocia a domicilio en el minuto 90 mediante un lanzamiento penal.

Michal Kadlec, foto: ČTKMichal Kadlec, foto: ČTK “Gracias, señor árbitro”, dice en su crónica del partido del sábado, entre Escocia y Chequia, el periódico gratuito Metro. Corría el minuto 89 del partido y los hinchas escoceses ya celebraban una importante victoria, que los dejaba a solo dos puntos de los checos, en la lucha por el segundo lugar del grupo I, porque ya se da por descontado que España ganará el grupo.

Pero en ese instante el delantero Jan Rezek recibió un pase en profundidad, al borde del área chica, controló el balón en inmejorable posición para anotar, pero en vez de chutar, se dejó caer.

El árbitro marcó penal, una pena máxima a todas luces inexistente. Fue el 2-2 definitivo, un punto de oro para los checos, que siguen segundos de grupo, a mucha distancia de los escoceses.

Además, el primer gol checo, que significó el 1-1 parcial, llegó de rebote. Jan Rezek controló un centro con el pecho, disparó y el balón golpeó en el estómago a Jaroslav Plašil, que desvió involuntariamente la pelota. Gol.

Jan Rezek, que entró en el minuto 56 en reemplazo de Milan Petržela, fue vital en el empate checo.

Esta es su visión del penal, esa jugada determinante, que significó un paso gigantesco de los checos para finalizar en segundo lugar del grupo, tras España.

Tomáš Rosický, Milan Baroš, foto: ČTKTomáš Rosický, Milan Baroš, foto: ČTK “El jugador escocés me tocó un poco. No digo que fue un gran contacto, pero me tocó y me desequilibró un poco. El árbitro hizo sonar el silbato, así que fue penal. Había recibido bien la pelota y quizás podría haber terminado yo mismo la jugada, pero esperé el contacto del rival, fue penal y empatamos”.

El defensor Michal Kadlec fue el autor del gol de penal que enmudeció el estadio de Glasgow y a sus 50 mil espectadores, quienes confiaban en un triunfo escocés para mantener viva la esperanza.

Kadlec sostuvo tras el encuentro que este punto valía oro.

“Creíamos tener el partido bajo control, pero vienen ellos, disparan una vez al arco y anotan. Fue como una ducha de agua fría ese gol. Pero en el entretiempo la charla del seleccionador nos levantó la moral y fuimos capaces de remontar dos veces. Además, la segunda vez, ¡en el último minuto! Por eso y por lo que significa, este punto vale oro para nosotros”.

El penal fue muy criticado por la prensa escocesa, que acusó al jugador checo de haberse tirado a la piscina.

Al respecto, el capitán checo, Tomáš Rosický indicó que este empate era muy valioso para su selección. Aunque, en polémicas declaraciones, agregó que más que el dudoso penalti o el árbitro, Escocia era la principal culpable de su actual situación.

Tomáš Hubschman, Alan Hutton, foto: ČTKTomáš Hubschman, Alan Hutton, foto: ČTK “Los escoceses fueron cobardes en Praga y ahora les hemos hecho pagar esa cobardía”, dijo el volante creativo checo.

En octubre del año pasado, los escoceses se enfrentaron a los checos sin delanteros en Praga y perdieron 1-0.

Este martes, Escocia se enfrentaba a Lituania, en otro importante partido del grupo I. Si los escoceses ganan, quedarían a dos puntos de los checos, cuyo siguiente desafío es el 7 de octubre próximo, en casa, ante España.

05-09-2011