España será el rival a batir de los checos en la final de la Copa Davis

21-09-2009

El equipo checo de Copa Davis batió a Croacia con autoridad en las semifinales de la competición, para lo que le bastaron tres partidos. En diciembre disputarán la primera final en casi tres décadas para el país contra la gran dominadora de los últimos años: España.

Radek Štěpánek y Tomáš Berdych, foto: ČTKRadek Štěpánek y Tomáš Berdych, foto: ČTK Hasta Ivan Lendl, la leyenda del tenis nacional, felicitó a los jugadores por la hazaña conseguida, 29 años después de que él, liderando por aquel entonces al equipo de Checoslovaquia, conquistara la única ensaladera en su historia.

Radek Štěpánek y Tomáš Berdych, a pesar de haber conseguido el pase a la final sin dar opciones a Croacia con un contundente 3-0, tuvieron que imponerse en partidos extremadamente duros física y mentalmente. Al partido de dobles, que la pareja resolvió en tres sets, llegaron los checos un día después de dos maratonianos encuentros que tuvieron que vencer en cinco sets. Especialmente duro fue el que enfrentó a Štěpánek contra Karlovic. Cuatro tiebreak y un último set que finalizó con un increíble marcador de 16:14, llevaron el partido a las cinco horas y 59 minutos de duración.

Radek Štěpánek y Tomáš Berdych, foto: ČTKRadek Štěpánek y Tomáš Berdych, foto: ČTK La satisfacción tras el pase para el tenista es aún mayor teniendo en cuenta la manera en la que se produjo, pero Štěpánek recuerda que la lucha por el torneo más prestigioso por países aún está en juego.

“Creíamos en nosotros, que es lo más importante. La sensación de haber resuelto la eliminatoria ya el sábado es maravillosa. Podemos estar orgullosos. Pero eso sí, la Copa Davis continúa: hoy estamos contentos, pero aún no satisfechos”. La ciudad croata de Porec vio como su equipo, a priori favorito, caía contra los checos, apoyados por numerosos hinchas en las gradas, que se desplazaron para la ocasión. Tomáš Berdych, recién cumplida la misión del dobles, no se olvidaba de darles las gracias a todos.

“La experiencia ha sido impresionante. Es increíble ver cuanto público ha venido a Croacia. Tenemos que agradecérselo de verdad porque se han convertido en otro miembro más del equipo y con su apoyo nos han llevado hasta la final”.

Tomáš Berdych y Radek Štěpánek, foto: ČTKTomáš Berdych y Radek Štěpánek, foto: ČTK Y en la final les espera España, la que en un principio es la gran favorita para alzarse con el torneo. El equipo español jugará en casa y sobre su terreno favorito, la tierra batida, su quinta final en 10 años, de las que en solo una ocasión salieron derrotados. Una de las esperanzas de los checos es que Rafael Nadal, estrella de España y número dos del mundo según el ranking ATP, se pierda la final por la misma lesión que no le dejó jugar las semifinales en las que el resto del equipo acabó con Israel. Pero el equipo español, con otros cuatro tenistas colocados entre los 25 mejores del planeta, ya demostró en el 2008 ante Argentina que podían vencer sin él.

El equipo checo acepta su condición de víctimas esperando que eso pueda sorprender a sus rivales. Pero ya lo avisa Albert Costa, capitán de la selección española: “Han ganado a grandísimos equipos” (además de Croacia, a Francia y Argentina), y alerta Costa: “Son peligrosos, la final será complicadísima”.

21-09-2009