El camino a Sudáfrica 2010 pasa por Eslovaquia

30-03-2009

Un partido para el olvido fue el que jugaron el sábado Eslovenia y República Checa, en Maribor, en las clasificatorias europeas para Sudáfrica 2010. Empate sin goles, escaso juego, pocas posibilidades de marcar y, para los checos, la necesidad imperiosa de mejorar la imagen, y la autoestima, este miércoles, ante Eslovaquia, en otra cita vital.

Libor Sionko, foto: CTKLibor Sionko, foto: CTK Llama la impresión que el nombre más recurrente después del empate a cero del sábado sea el de Tomáš Rosický, el talentoso mediocampista del Arsenal que no jugó ante Eslovenia, porque lleva lesionado más de un año. Sin Rosický, a los checos les falta talento, improvisación, creación y esa magia inherente al buen fútbol.

Todo eso se echó de menos en Maribor, ante un rival sin grandes nombres y cuyo juego se basa en la garra y el orden defensivo. Para el seleccionador nacional, Petr Rada, a pesar del mal juego mostrado, el punto obtenido de visita fue un punto ganado.

“Sabíamos que sería un partido difícil. Hemos logrado un punto ante un contrincante fuerte, que tendrá su importancia en las cuentas finales para llegar a Sudáfrica. Creo que neutralizamos los ataques eslovenos, excepto en una ocasión. Por otro lado, nosotros intentamos ganar, jugamos con dos delanteros, lo que deseaba toda nuestra afición, y en ningún momento nos pusimos sólo a defender el empate”, sostuvo el entrenador checo.

Petr Rada, foto: CTKPetr Rada, foto: CTK A pesar de las palabras de Petr Rada, los checos se crearon una sola oportunidad clara en todo el partido. Lo demás fueron bostezos y caras largas. El mediocampista Libor Sionko reconoció que ni Eslovenia ni República Checa merecieron el triunfo.

“Desde mi punto de vista, el empate es justo ya que ninguno de los dos equipos mereció ganar. Casi no se crearon ocasiones claras de marcar en todo el partido. Nosotros logramos estrellar el balón contra el palo una vez, en el primer tiempo, y se acabó. El juego se desarrolló en el mediocampo y le faltó lo que hace del fútbol un deporte interesante: tiros, ocasiones y juego en el área grande”, indicó Sionko.

Un partido trabado, poco fluido, en el que la estrella eslovena, el delantero de la Bundesliga, Milivoje Novakovič, tuvo una sola oportunidad, que paró de manera solvente el portero Petr Čech.

Tras ese deslucido empate, los checos tienen ahora la necesidad imperiosa de ganar en casa, este miércoles, ante Eslovaquia, si quieren seguir teniendo posibilidades de clasificar al Mundial Sudáfrica 2010. Partido en el que no podrá jugar el defensor Tomáš Ujfaluši, del Atlético de Madrid, por sanción.

Milan Baroš, foto: CTKMilan Baroš, foto: CTK Tras la fecha del sábado, Irlanda del Norte se ubicó en primer lugar del grupo 3, luego de un esforzado triunfo ante el combinado polaco, por 3-2.

Esos dos equipos, más Eslovaquia y Eslovenia, son los rivales directos de los checos en sus pretensiones de clasificar al primer mundial africano, que se jugará el próximo año.

Irlanda del Norte suma diez puntos, dos más que los checos. Eslovaquia, el ex líder, está ahora en segundo lugar, con nueve puntos. Eslovenos y checos comparten el tercer lugar, con ocho. Y más atrás está Polonia, con siete. San Marino, sin puntos y sin posibilidades, está hundido en el último lugar.

Por eso, el partido de este miércoles, de local ante los eslovacos, es de suma importancia para los checos. Lo otro que ansían los aficionados locales, casi tanto o más que el triunfo ante Eslovaquia, es que su ídolo y mejor jugador, Tomáš Rosický, reaparezca pronto en el once titular.

Los próximos partidos del grupo 3, este miércoles, serán: Irlanda del Norte-Eslovenia; Polonia-San Marino; y República Checa-Eslovaquia.

30-03-2009