Copa Davis: Chequia supera a Argentina y buscará revalidar el título en Serbia

16-09-2013

Tomáš Berdych y Radek Štěpánek volvieron a empujar al equipo checo de tenis a la final de la Copa Davis. En las semifinales contra Argentina, ambos jugadores ganaron su individual del viernes para lograr al día siguiente el tercer punto decisivo en el dobles. Chequia derrotó a Argentina por 3-2 y sueña con revalidar el título frente a Serbia que se impuso en las segundas semifinales ante Canadá.

Tomáš Berdych y Radek Štěpánek, foto: ČTKTomáš Berdych y Radek Štěpánek, foto: ČTK Al igual que la temporada pasada, el equipo checo de tenis superó a Argentina en las semifinales de la Copa Davis.

Mientras que el año pasado se impuso ante Argentina en una vibrante semifinal disputada en la tierra batida del Parque Roca de Buenos Aires, el pasado fin de semana en la superficie rápida del Arena O2 de Praga, el cuadro nacional sentenció de manera decisiva la contienda contra los argentinos que llegaron a la capital checa sin su número uno, Juan Martín del Potro.

Los checos cantaron la victoria tras el dobles del sábado, después de que Štěpánek y Berdych ganaran los individuales del viernes.

En el partido inicial de la contienda, Štěpánek sorprendió al número uno argentino Juan Mónaco. A pesar de ocupar la posición 61 del ranking mundial, es decir 30 peldaños por debajo de su contrincante, el checo volvió a demostrar que en la Copa Davis su rendimiento crece al igual que una función exponencial y derrotó al favorito por 7-6, 6-3 y 6-2.

Juan Mónaco contra Radek Štěpánek, foto: ČTKJuan Mónaco contra Radek Štěpánek, foto: ČTK El checo, que a principios de año tuvo que someterse a una operación de las vértebras cervicales, logró dos grandes éxitos en los últimos días. Tras ganar junto a Leander Paes el dobles del Abierto de EE.UU., el tenista de 34 años de edad contribuyó notablemente al triunfo checo en las semifinales de la Copa Davis al lograr el importante primer punto de la contienda.

“Como se dice, con la comida crecen las ganas de comer. Sentí que cuánto más tiempo estaba en la pista, mejor jugaba. Si alguien me hubiera dicho algo parecido a principios de año, no le habría creído. Me alegro mucho que todo haya terminado así, que esté sano y pueda jugar sin limitaciones. Es increíble que hayamos vuelto a pasar a la final, es como recibir nueva sangre en las venas. Lo aprecio mucho”, señaló.

Si bien Štěpánek se impuso con autoridad inesperadamente ante Juan Mónaco, Tomáš Berdych sudó más de lo esperado en el segundo individual frente a Leonardo Mayer, que ocupa apenas la posición 93 del ranking mundial.

Radek Štěpánek, foto: ČTKRadek Štěpánek, foto: ČTK El número cinco mundial incluso perdió el segundo set, pero al final se impuso ante el argentino por 6-4, 4-6, 6-3 y 6-4.

“No me sorprendió que Mayer jugara tan bien. Lo vi jugar en algunos partidos anteriores y si se enfrenta a alguien mejor, sabe concentrarse bien, juega un tenis agresivo y saca bien. Aprovechó además las cualidades de la pista, que era muy rápida. En los primeros dos sets no pude tomar el ritmo del choque, pero a partir del tercer set, en el que entré muy bien, el encuentro se desarrolló al compás de mi batuta”, dijo.

El sábado la dupla Berdych-Štěpánek dispersó pronto la esperanza argentina de acortar distancias y dramatizar la contienda. El dúo checo ganó su decimotercero de los 14 partidos de la Copa Davis al vencer cómodamente a la dupla Carlos Berlocq-Horacio Zeballos por 6-3, 6-4 y 6-2.

Tomáš Berdych, foto: ČTKTomáš Berdych, foto: ČTK El domingo, los argentinos sólo maquillaron el resultado después de que Horacio Zeballos derrotara a Lukáš Rosol y Leonardo Mayer doblegara a Jiří Veselý.

En los últimos cinco años, Chequia pasó por tercera vez a la final de la Copa Davis. Radek Štěpánek subrayó que lo más importante es que tanto él como Berdych siempre están dispuestos a representar a su país.

“Es que nunca nos cansaremos de ganar por nuestro país. Para los dos es un honor poder representar a la República Checa y jugar la Copa Davis, porque en este torneo uno vive emociones que no puede experimentar en otros lugares. Nos hemos creado una aura victoriosa y seguimos buscando la meta máxima al igual que hace siete años atrás, cuando empezamos a jugar juntos”, expresó.

Los checos conquistaron la meta máxima el año pasado, cuando en Praga derrotaron en la final a España y alzaron la Ensaladera. Este año, buscarán revalidar el título frente a una Serbia que se impuso en las segundas semifinales frente a Canadá por 3-2.

Foto: ČTKFoto: ČTK El equipo checo tratará de prolongar su racha victoriosa en la Copa Davis frente a los serbios que sin embargo contarán con la ventaja de jugar en casa, según indicó el capitán, Jaroslav Navrátil.

“Sabemos que en Serbia hay una de las peores atmósferas deportivas, porque al partido acudirán también miles de hinchas de fútbol. No son aficionados al tenis como en Chequia o Argentina. Hace tres años vivimos en carne propia la atmósfera de ahí. Pero estamos dispuestos a luchar y nuestros muchachos se prepararán bien para triunfar en Serbia”, mencionó.

En 2010, los checos sucumbieron frente a Serbia por 2-3 en las semifinales de la Copa Davis. Mientras que el año pasado en Praga, el equipo checo derrotó a los serbios por 4-1 en los cuartos de final, lo que fue un impulso importante para poder volver a alzar la Ensaladera tras unos largos 32 años.

16-09-2013