Chequia está satisfecha de su Eurocopa

25-06-2012

Los responsables de la selección checa de fútbol hacen un buen balance de lo logrado en la Eurocopa. “Lo dimos todo, hicimos el máximo”, dice el seleccionador Bílek, que ya no podrá contar en adelante con Milan Baroš y quién sabe si tampoco con el capitán Tomáš Rosický.

Petr Jiráček y Tomáš Rosický, foto: ČTKPetr Jiráček y Tomáš Rosický, foto: ČTK Mientras en Polonia y Ucrania las selecciones semifinalistas de la Eurocopa se preparan para luchar por la victoria final, el equipo checo ya está en casa haciendo balance de su participación en el torneo.

Chequia empezó su andadura de forma catastrófica, con una derrota por 4-1 frente a Rusia, y sin embargo dos partidos después se clasificaba para cuartos como primero de su grupo. Chequia se permitió incluso soñar con colarse como uno de los cuatro mejores equipos del continente. Hasta que Cristiano Ronaldo rompía el 0-0 a once minutos del final de la eliminatoria.

El seleccionador nacional Michal Bílek, en la rueda de prensa que hizo a su regreso a Praga estaba contento con el esfuerzo y entrega de sus jugadores.

Michal Bílek, foto: ČTKMichal Bílek, foto: ČTK “Nos hemos quedado muy cerca de las medallas y estamos decepcionados. Pero si no nos dejamos llevar por las emociones, diría que hemos hecho lo máximo que podíamos. Lo hicimos todo para vencer, los jugadores lo dieron todo, pero Portugal tenía mayor calidad. Eran más peligrosos, jugaban mejor”.

Milan Baroš, héroe de la Eurocopa de Portugal en 2004 en la que fue máximo goleador, anunció a sus 30 años que no volvería a jugar para el equipo nacional. Su desempeño ha sido cuestionado por la prensa durante todo el torneo, pero Bílek está seguro de que la selección echará muy en falta a alguien que es el segundo máximo goleador de la historia checa.

Milan Baroš, foto: ČTKMilan Baroš, foto: ČTK “Para mí Milan Baroš ha sido un atacante número uno, el atacante que necesitamos. Sabía que este torneo podía ser el último que jugara, y es una gran pena, porque creo que aún está para jugar en la selección. Ha disputado más de 90 partidos y ha metido más de 40 goles. Ha recibido muchas críticas que no venían a cuento, pero ahora lo vamos a echar en falta y todo el mundo se dará cuenta de lo valioso que era”.

Otra baja de gran calado tanto deportiva como simbólica podría ser la del capitán Tomáš Rosický, que reconoció tras la derrota que esta también podría haber sido su última participación con la selección. “Si pudiera, jugaría hasta los 50, pero no soy tonto, cada vez soy mayor, tengo problemas físicos y esto solo irá a peor. Por otro lado veo como se retiran los jugadores con los que empecé y no es fácil. Tengo que pensármelo muy bien”, meditaba Rosický con la derrota aún fresca.

Tomáš Rosický, foto: ČTKTomáš Rosický, foto: ČTK Las despedidas pueden dejar prácticamente solo al portero Petr Čech como representante de lo que fue una de las mejores generaciones de jugadores checos. A pesar de su indudable genialidad, su actuación en este Eurocopa ha sido irregular. Empezó encajando impotente contra Rusia una de las mayores goleadas sufridas por Chequia en su historia, y siguió con un gran error frente a Grecia que podía haber sido crítico. Sin embargo a partir de entonces se mantuvo seguro y tuvo mucho que ver con que Chequia tardara tanto en recibir el gol definitivo de Portugal.

Por otra parte esta Eurocopa ha servido para presentar internacionalmente a quienes serán los protagonistas de la selección durante los próximos años. Petr Jiráček se ganó el corazón de los aficionados con sus decisivos goles contra Grecia y Polonia. El joven Václav Pilař también despuntó y dejó detalles de gran calidad y de su apetito de cara a la portería.

Foto: ČTKFoto: ČTK También ha llamado la atención el defensa Theodor Gebre Selassie, que al día siguiente de la derrota contra Portugal anunciaba su compromiso por cuatro años con el Werder Bremen alemán.

Otro balance positivo del torneo es el económico. La Federación Checa recibirá 12 millones de euros de la UEFA por la actuación de la selección. Las primas de los jugadores serán de casi 4 millones de euros, repartidos entre todos según el criterio del seleccionador Bílek y el manager Vladimír Šmicer, por la aportación de cada uno al equipo.

25-06-2012