La Patria de José Martí fue traicionada en 1961

16-10-2004

Con este nuevo espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

Luis Alberto Monge con Freddy Valverde (dra.)Luis Alberto Monge con Freddy Valverde (dra.) El ex presidente de Costa Rica Luis Alberto Monge es un fiel defensor de la democracia, la libertad y de la defensa de los derechos humanos. Durante un reciente viaje a la capital checa pronunció un discurso con motivo de la primera sesión del Comité Internacional por la Democracia en Cuba. A continuación les ofrecemos un fragmento del discurso en el que el ex presidente Monge hace referencia a los principios democráticos de su país y a la solidaridad con la disidencia cubana.

En interpretación fiel del amor del pueblo costarricense por la paz, el 1 de diciembre de 1948, don José Figueres Ferrer, abolió el ejército. A los constituyentes de 1949, nos correspondió el privilegio de incluir en la nueva Constitución Política, el articulo 12, proscribiendo el ejército como institución permanente. También, en fidelidad al espíritu pacifista de nuestro pueblo, declaramos unilateralmente la paz al mundo entero, lanzando, el 17 de noviembre de 1983, la "Proclama de la Neutralidad de Costa Rica, Perpetua, Activa y no Armada, en los Conflictos Bélicos entre los Estados o al Interior de los Mismos."

Conviene aclarar que la Neutralidad costarricense, es exclusivamente del Estado y estrictamente en los conflictos bélicos. En la confrontación ideológica y política, entre despotismo y libertad, el pueblo de Costa Rica, nunca ha sido y nunca será neutral. Hemos sido y seremos siempre beligerantemente solidarios del lado de los que luchan por la libertad. Si la confrontación desemboca en guerra, al no tener ejército, solo podemos participar con acciones mediadoras y/o humanitarias.

Así se explica que nuestra solidaridad con el pueblo de Cuba, arrancó muy temprano, el 22 de abril de 1961, cuando como diputado a la Asamblea Legislativa, pronuncié un discurso denunciando que la Patria de José Martí había sido traicionada y que se instauraba un régimen totalitario, sometido a las aspiraciones de dominación mundial del imperialismo comunista.

Que tristeza y que desilusión... En ese momento, ya Fidel Castro había sido convertido en un ídolo mundial. Temí que mi grito en defensa de la democracia y en solidaridad con el pueblo cubano, sería ahogado por el entonces todavía muy eficiente aparato de propaganda del comunismo internacional, lanzándonos una catarata de improperios como "lacayos del imperialismo yanqui..." "sirvientes de los explotadores capitalistas" etc., etc. Pero para verdades el tiempo. Poco a poco, la falacia y la mentira, no pudieron ocultar la tragedia de opresión, dolor y crimen en que se convirtió la llamada revolución castrista.

Poco a poco, se corrieron los velos que ocultaban o disimulaban, las características psicopáticas del dictador omnipresente y omnipotente de la Isla de Cuba. Por años, países de la Europa Central y Oriental, sometidos por la fuerza al imperialismo comunista, aparecían como aliados de la tiranía de Castro. Hoy están aquí representados, ofreciendo su apoyo a la causa de la democracia en Cuba. Si Europa logra unir esfuerzos y acciones, por encima de fronteras partidistas, ayudará mas eficazmente al derrumbe de un régimen de oprobio, que ha cobrado altísimas cuotas de dolor y sangre. Además, si se alcanza ese objetivo, tendrá una irradiación positiva hacia el Continente Americano.

La opresión y el terror - y en los últimos años también la pobreza - han generado una masiva emigración de mujeres, hombres, jóvenes y hasta niños. Vivimos un fenómeno similar con los endémicos despotismos que han sufrido la mayoría de nuestras patrias americanas. Pero nunca del volumen y de las características, de las centenas de miles de seres humanos que han terminado en conformar un sui generis exilio, de resonancias bíblicas, por su categoría de diáspora. Encontramos cubanos por todo el mundo. Ninguno olvida su Cuba. Miles se han llevado al regazo de la tierra, su sueño de retornar a una Cuba liberada. La principal concentración se ha dado en la ciudad de Miami. Allí se perciben, noche y día, las vibraciones del alma cubana: Martí... Maceo... su música... sus añoranzas... su abroquelado sentido del humor.

No es por casualidad que el aparato de propaganda del tirano centra sus más feroces ataques contra el exilio de Miami. Le llama "la mafia de Miami." Bendita sea la diáspora cubana, porque desafiando infortunios familiares y personales sin fin, resistiendo la agresión sistemática de la tiranía y sus acólitos, sufriendo traiciones y deserciones, ha logrado mantener viva la llama de la esperanza en la liberación de Cuba, a lo largo de casi cinco décadas. Mi reconocimiento de viejo luchador por la justicia, por la libertad y por la paz, para el exilio cubano, el de Miami y el que esta disperso por muchos rincones del Planeta.

16-10-2004