Zdenek Simek - la naturaleza abstracta tallada en piedra

El Palacio de Ferias en Praga presenta el público una muestra de la obra del escultor Zdenek Simek. A pesar de la corta trayectoria artística fue uno de los mayores representantes de la escultura moderna checa.

La Galería Nacional presenta en el Palacio de Ferias de Praga una muestra de las estatuas talladas por Zdenek Simek, un escultor checo de la segunda mitad del siglo XX.

La muestra presenta una retrospectiva de las obras de Zdenek Simek, creadas a través de una carrera artística de sólo quince años de duración. El artista se formó bajo la custodia de los maestros Karel Dvorák y Josef Wagner. Sus inicios se vinculan con la tradición de la escultura figurativa.

Sin embargo, Zdenek Simek era siempre un amante de la naturaleza. Su fascinación intentaba plasmarla en las obras abstractas, inspiradas en los elementos naturales, como los árboles, que solía tallar casi únicamente en varios tipos de piedra, como mármol o piedra arenisca.

Sus primeras estatuas las talló para la ciudad balnearia de Mariánské Lázne. Se trataba de la representación de las cuatro estaciones del año. Con el tiempo, Zdenek Simek creó su propio estilo que acentuaba la pureza de formas y las líneas claras. El diseñador de la exposición, Stanislav Kolíbal, nos dijo más sobre la última etapa en la trayectoria artística de Zdenek Simek

"En la recta final de su obra gozó de una oportunidad especial, ya que era invitado a los simposiums de la escultura que le facilitaron elaborar estatuas en gran formato. Como eran también organizados simposiums en Austria y Alemania, logró penetrar también en la escena artística internacional".

No obstante, las obras de Zdenek Simek expuestas en la muestra del Palacio de Ferias en Praga no son fruto de un artista solitario. Zdenek Simek cooperó también con otros escultores de su generación.

En 1964 unió sus fuerzas con otros alumnos de Josef Wagner y el artista de cubismo checo, Emil Filla. El grupo se autonombró Trasa, "La trayectoria" en español y cambió bastante el ambiente artístico en la entonces Checoslovaquia.

Zdenek Simek ganó también fama internacional en simopsiums de los escultores, organizados tanto en la Checoslovaquia como en Austria o Alemania. Los eventos tenían lugar directamente en las canteras donde los escultores podían tallar sus obras al aire libre.

Los artistas tomaron ejemplo de los talleres medievales que había en la construcción de las catedrales, para ahí intercambiar opiniones y experiencias y conocer mutuamente sus estilos. Zdenek Simek creó varias obras especiales al tallar estatuas que representaban las piedras.

El amor por la escultura al fin resultó fatal para Zdenek Simek. La continua labor con las piedras causó una enfermedad pulmonar, y como consecuencia de esta el escultor sucumbió en 1970, a sus escasos 43 años. Cómo explicó el diseñador de la muestra, Stanislav Kolíbal, la obra de Zdenek Simek no se exhibió tras su muerte.

"Zdenek Simek murió cuando estaba finalizando un período liberal en la antigua Checoslovaquia en 1970. Durante la época de la normalización no era posible presentar su obra, ya que los comunistas tuvieron objeciones contra sus exposiciones".

Los comunistas no vieron con buenos ojos que Zdenek Simek hubiera tallado antes de su muerte un grupo escultórico denominado "Aplastados como uvas" que respondía a la situación política de entonces. Por ello, en el período de la normalización fue organizada sólo una muestra de su obra.

La exposición en el Palacio de Ferias en Praga es la tercera muestra de la obra de Zdenek Simek. Los aficionados de la escultura abstracta inspirada por la naturaleza tienen la oportunidad de visitar la exposición

hasta el 7 de enero del próximo año.