Últimos tres finalistas en el concurso "La República Checa busca su super estrella"

08-06-2004

Todos los domingos por la noche miles de personas siguen desde sus hogares los éxitos y derrotas de los jóvenes que desean dominar el mundo del espectáculo checo. "La República Checa busca su super estrella" es la versión checa de lo que en España se conoce como "Operación triunfo", el programa ha cautivado a gran parte de la sociedad checa.

Contra viento y marea luchan tres jóvenes checos, de un total de diez finalistas, que tratan de ganarse el título de "super estrella" del mundo del espectáculo. Después de semanas de arduos ensayos, aparecen una vez por semana ante un inmisericorde jurado presidido por el cantante Ondrej Hejma.

Cientos de seguidores en el estudio del canal de televisión Nova y miles de admiradores desde sus hogares celebran los éxitos y lloran las derrotas de sus nuevos ídolos.

Al igual que en otros países el concurso ha logrado cautivar al grueso de la población. Todos los lunes al llegar a sus oficinas y lugares de trabajo, lo primero que hacen muchas personas es comentar los resultados de la ronda anterior del concurso "La República Checa busca su super estrella".

Muchas veces las discusiones son duras entre los compañeros de trabajo que estiman injusta la desclasificación de su favorito. El concurso ha cautivado a personas de las más diversas edades, desde niños de siete años, pasando por adolescentes, amas de casa y hasta padres de familia.

De los diez mejores quedan ahora tres: Aneta Langerová, Samer Issa y Sárka Vañková, y entre ellos se encuentra el ganador absoluto, y las expectativas crecen día a día. Pero como suelen decir los organizadores del concurso, todos han ganado de alguna manera.

Ya no se trata de jóvenes desconocidos, la propaganda les ha llevado en pocas semanas a lugares donde otros artistas han tenido que trabajar muy duro.

Los descalificados reciben propuestas para grabar discos, algunas agencias de publicidad les han ofrecido contratos, diversos conjuntos les invitarán a cantar con ellos, y desde ya se han abierto una brecha en el mundo del espectáculo.

Dentro de dos semanas todo habrá terminado, la República Checa tendrá a su "super estrella". Las semanas de tensión y de estrés quedarán atrás por poco tiempo para dar inicio a una carrera artística que nadie sabe como terminará, pero sin lugar a dudas el programa "La República Checa busca a su super estrella" ha batido récords de televidencia y ha ofrecido una gran oportunidad para los nuevos talentos de la música pop.

08-06-2004