Se da un homenaje a la traductología iberoamericana

10-02-2016

'Traducción e Interpretación como Puente entre Culturas' ('Překlad a tlumočení jako most mezi kulturami') es el título de una publicación que da a conocer al público checo las nuevas tendencias en la traductología iberoamericana. La obra, que fue presentada este lunes en el Instituto Cervantes de Praga, explora una amplia gama de temas como el papel de los misioneros durante la conquista del Nuevo Mundo.

Foto: Instituto CervantesFoto: Instituto Cervantes La publicación 'Traducción e Interpretación como Puente entre Culturas', elaborada por el colectivo de académicos y estudiantes del Instituto de Traductología de la Universidad Carolina de Praga, presenta la teoría y la metodología de la traducción desde la óptica de las importantes figuras de la traductología iberoamericana como Adriana Domínguez Mares, Ricardo Silva-Santiesteban y Martha Pulido Correa, entre otros. Se trata de una publicación única, ya que los textos publicados nunca habían visto la luz en otro idioma que no sea el español y el portugués.

Según explicó a Radio Praga la editora del libro, Petra Vavroušová, el objetivo clave de la obra es dar a conocer las nuevas tendencias traductológicas en los ámbitos hispano y lusoparlantes.

“A estas nuevas tendencias pertenecen, por ejemplo, el trasvase del humor, la historia de los primeros intérpretes y traductores en el continente y en qué consistía la traducción e interpretación en aquel entonces. También entramos en el trasvase de la translación en los saberes curativos de los misioneros y estamos hablando de las tertulias literarias que se traducían para ellas. Si entramos en la parte lusoparlante, en concreto en Brasil, nos encontramos un tema muy interesante que es el canibalismo en la teoría de traducción e interpretación”.

Petra Vavroušová y Jana Králová, foto: Dominika BernáthováPetra Vavroušová y Jana Králová, foto: Dominika Bernáthová La variedad temática de la publicación va de la mano con la diversidad cultural de la región iberoamericana, en cuya evolución tuvieron un especial mérito precisamente los traductores e intérpretes, explica la garante académica de la publicación, Jana Králová.

“Hay que tener presente que si no existen las traducciones, prácticamente no se encuentran las culturas. Cuando la cultura europea llegó a Iberoamérica, eso requirió una gran labor de traductores e intérpretes, sin los cuales no existiría la cultura iberoamericana actual”.

Jana Králová destaca que la publicación rinde un homenaje a la traductología iberoamericana, cuyas raíces no son demasiado profundas.

“Es prácticamente en las últimas décadas cuando salen estudios que no dependen de donde, por ejemplo, estudiaron los profesores, académicos y traductores. Hace veinte o treinta años que la mayoría de ellos había estudiado en Francia. Esa influencia directa metodológica ya desaparece y tanto temas como metodologías son iberoamericanas”.

Foto: Instituto CervantesFoto: Instituto Cervantes Para consultar las dudas y la selección de los estudios, el colectivo de autores se puso en contacto con académicos latinoamericanos y españoles. Esta colaboración resultó ser fructífera también para la difusión de la fama de la traductología checa, en la que se mostraron interesados los académicos de la Universidad de Antioquia, quienes rindieron en su revista universitaria homenaje a Jiří Levý, el padre de la traductología checa.

La traductología va experimentado en la actualidad una evolución gracias a las nuevas tecnologías que facilitan al traductor su trabajo.

“Es un gran avance, tenemos las máquinas y los programas, que nos ayudan a traducir y son capaces de guardar ciertos fragmentos en memoria y se pueden copiar. La traducción de subtítulos, es decir, la traducción audiovisual está viviendo su auge en la actualidad”.

“Los traductores e intérpretes tienen muchas salidas en Chequia”

De acuerdo con Jana Králová, el interés de los jóvenes por las carreras de Traductología e Interpretación en Praga sigue siendo elevado y sus salidas laborales son abundantes.

Foto: Dominika BernáthováFoto: Dominika Bernáthová “Algunos se quedan en el mercado checo e interpretan para empresas pequeñas, eventos culturales, televisión, juzgados. Otros prefieren interpretar en instituciones europeas, en Bruselas o Estrasburgo y colaboran con la ONU. Hay algunos que combinan la labor de traductor con la enseñanzas de idiomas, algunos trabajan como asistentas en grandes multinacionale. Algunos siguen traduciendo libros, novelas”.

Las instituciones europeas representan una de las metas más altas para todo traductor e intérprete del Viejo Contiente. Como una lengua minoritaria, el conocimiento de la lengua checa puede representar una gran ventaja a la hora de solicitar una plaza en uno de estos organismos, apunta Králová.

“Cada año hay algunos que vienen con este objetivo a estudiar aquí. A dos ex alumnos españoles ya los tenemos en Bruselas. Las técnicas que uno aprende para una pareja de idiomas las puede aplicar para cualquier otra y ya las desarrolla mucho más rápidamente. Por eso hay algunos que llegan con un conocimiento rudimentario de checo, pero en dos años se van a Bruselas”.

La inteligencia, la mente flexible y el respeto a las culturas con las que se trabaja son las características clave de un buen intérprete, pero no únicas, recalca Králová.

“Tiene que ser elocuente hasta en su propio idioma. Una persona que no sepa decir cuato palabras sin haberlo preparado no sirve. Tiene que tener memoria a largo y a corto plazo. Para poder activar los conocimientos que había adquirido hace dos años. Lo de saber idiomas es el nivel más bajo, es la base”.

La publicación 'Traducción e Interpretación como Puente entre Culturas' enlaza con la obra 'Las Siete Caras de la Traductología' (Sedm tváří translatologie), que explora las teorías y metodologías de los padres de la traductología española.

Ambas publicaciones fueron financiadas por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Carolina de Praga.

10-02-2016