“Ota Pavel es capaz de conservar el humor en las peores situaciones"

11-11-2015

Uno de los autores más queridos de la literatura checa, Ota Pavel, vuelve a ser traducido al castellano. Recientemente ha salido a la luz ‘Carpas para la Wehrmacht’, una colección de relatos en los que el autor homenajea la singular figura de su padre, retratando al mismo tiempo la tortuosa historia de Checoslovaquia antes y después de la ocupación nazi.

‘Carpas para la Wehrmacht’, foto: Sajalín editores‘Carpas para la Wehrmacht’, foto: Sajalín editores Ota Pavel es uno de los autores del siglo XX más venerados de la República Checa, aunque quizás por su localismo nunca fue especialmente atractivo a la hora de ser traducido y vendido en el exterior. La deuda del idioma español con el escritor checo fue en parte subsanada en 2012 con la publicación de ‘Cómo llegué a conocer a los peces’ (‘Jak jsem potkal ryby’), a la que sigue ahora ‘Carpas para la Wehrmacht’ (‘Smrt krásných srnců’), a cargo también de la editorial Sajalín.

El libro, publicado originalmente en 1971, consiste en una colección de relatos en los que Pavel rememora en un estilo ligero e irónico al particular personaje que fue su padre, un vendedor ambulante de origen judío. La narración, dotada de una profunda dimensión histórica, consigue mantener el tono jocoso a pesar de las adversidades a las que tiene que ir pasando la familia protagonista, destaca el editor Daniel Osca.

“Está todo. Está la infancia feliz, asociada sobre todo a los ríos, a los bosques de los alrededores de Praga, pero también la época más oscura, tanto el nazismo como después el comunismo, que acogen, sobre todo el padre, con entusiasmo, y después les decepciona. Pero sin embargo, cuando habla del nazismo, de la invasión nazi o del comunismo en Checoslovaquia, no lo hace con un tono sombrío. Es incluso capaz de hablar del tema, que es trágico, con humor. Es capaz de conservar el humor en las peores situaciones, y eso es muy difícil. Hay escritores que lo han intentado, es un riesgo muy grande, y la mayoría no logra su objetivo”.

‘Cómo llegué a conocer a los peces’, foto: Sajalín editores‘Cómo llegué a conocer a los peces’, foto: Sajalín editoresOta Pavel, originalmente Otto Popper, nació en Praga en 1930, hijo del comerciante judío Leo Popper y una cristiana checa. La familia celebraba de hecho las fiestas de ambas religiones. Los Popper se trasladaron pronto de la capital a la pequeña ciudad de Buštěhrad, de donde provienen los recuerdos más luminosos del autor, marcados por el amor que le inculcó su padre a la naturaleza, el deporte, y sobre todo, a la pesca.

Llegada la ocupación nazi y la declaración del Protectorado de Bohemia y Moravia, la familia sufrió la aplicación de las leyes raciales del Tercer Reich. Una pesadilla que culminó con el internamiento de su padre y sus dos hermanos mayores en campos de concentración, mientras que al pequeño Otto le fue permitido quedarse con su madre un tiempo y después obligado a trabajar como minero. Milagrosamente, después de la guerra los tres hombres regresaron vivos a su casa.

La debida segunda parte

La apuesta de Sajalín Editores por Ota Pavel, único autor checo al que han traducido hasta el momento, tiene una historia algo rocambolesca. El origen del idilio se sitúa en la adquisición por parte de Daniel Osca de la edición inglesa de ‘Cómo llegué a conocer a los peces’, que formaba parte de una colección de Penguin sobre clásicos centroeuropeos.

La obra de Pavel fascinó al editor, que pronto se decidió a encargar su traducción. Sin embargo cuando le llegó el texto algo no encajaba.

Daniel Osca, foto: Centre de Cultura Contemporánia de BarcelonaDaniel Osca, foto: Centre de Cultura Contemporánia de Barcelona“Me gustó mucho la edición inglesa. Me pareció un autor fabuloso, muy particular. La sorpresa llegó cuando contraté la traducción de este libro, contraté los derechos, y cuando me llegó la traducción vi que no coincidía con la edición inglesa. Es decir, había algunos relatos que sí, que estaban en la edición inglesa pero otros no. Y otros que no estaban en la edición inglesa pero sí en la versión que me mandó la traductora. Entonces descubrí que lo que habían hecho los ingleses, que era una reedición de otra editorial, era mezclar dos libros de Pavel”.

De esta manera, buena parte del material que había enamorado a Daniel Osca se había quedado sin salir, convirtiéndose en una especie de asignatura pendiente. El detonante definitivo para la publicación de ‘Carpas para la Wehrmacht’ llegaría un par de años más tarde, nos cuenta.

“Es un libro lleno de humor, muy divertido, sobre las aventuras del padre, que era vendedor de aspiradoras de puerta en puerta, y le daba la parte más humorística a los dos libros que había mezclado Penguin. Yo entonces leí en inglés solo una parte de los relatos. Hace un año o así salió una edición italiana de ‘Carpas para la Wehrmacht’. Yo leo en italiano, entonces lo compré, lo leí, me entusiasmaron todos los relatos, y es cuando tomamos la decisión de publicar ‘Carpas para la Wehrmacht’”.

Un caso literario único

Directa, sencilla, expresiva y rica en registros y giros coloquiales, la prosa de Ota Pavel era popular en Checoslovaquia bastantes años antes de que decidiera dedicarse a la ficción. Apasionado del deporte, Pavel trabajó como periodista deportivo en la Radiodifusión Checa entre 1949 y 1956, y posteriormente en la revista Stadion. Fue en esta publicación donde inició el género que lo haría famoso: los folletines deportivos, unas narraciones cortas a medio camino entre la crónica periodística y el relato literario.

Ota Pavel, foto: ČT24Ota Pavel, foto: ČT24Así pues el grueso de su obra viene formado por piezas que, al referirse a personalidades del momento, no cuentan con la universalidad que sí poseen sus obras autobiográficas, por lo que Daniel Osca sitúa de momento en ‘Carpas para la Wehrmacht’, el punto final a la aventura de Oto Pavel en español.

“Los primeros libros que escribió eran crónicas más bien deportivas, con una visión muy particular, por eso era tan popular. Y digamos que estos dos libros, los últimos, ‘Cómo llegué a conocer a los peces’ y ‘Cartas para la Wehrmacht’ son los más personales y no sé si existen más libros, me parece que no, de Pavel de este tipo. Él tuvo un problema mental, enloqueció en Innsbruck, cuando estaba cubriendo las Olimpiadas de invierno. Fue internado en varios institutos psiquiátricos, y fue allí cuando tuvo la idea de escribir los momentos más felices, que estaban relacionados con su infancia. De allí salieron estos dos títulos, más personales”.

En 1964, poco después de haberle sido diagnosticada una psicosis maniacodepresiva, salió a la luz con gran éxito la primera recopilación de folletines deportivos, ‘El Dukla entre Rascacielos’ (‘Dukla mezi mrakodrapy’), a la que siguió en 1967 ‘Una caja llena de champán’ (‘Bedna plná šampañského’), con mayor componente de ficción.

De la película checa ‘Anguilas de Oro’, foto: ČTDe la película checa ‘Anguilas de Oro’, foto: ČT Antes de su muerte, sucedida en 1974 por un fallo cardiaco, se publicarían todavía las mencionadas dos novelas autobiográficas y otras tres colecciones de cuentos deportivos.

El interés que despertó su obra hacen todavía más lamentable la temprana muerte y la enfermedad de Ota Pavel, que no pudo disfrutar en condiciones de su creciente reconocimiento literario. Aún después de su fallecimiento se siguieron publicando obras inéditas, entre ellas su colección de relatos ‘Anguilas de Oro’ (‘Zlatí úhoři), de 1985.

11-11-2015