Modigliani y Kupka: dos genios solitarios en París

14-12-2010

Amedeo Modigliani es uno de los artistas más fascinantes y seductores del París de comienzos del siglo XX. Es famoso por sus retratos, sobre todo de hermosas mujeres, y por sus trazos estilizados y asimétricos, además de su agitada vida sentimental. Una muestra que acaba de ser inaugurada en Praga indaga en el hombre, el genio y el mito. Y también en su relación con el pintor abstracto checo František Kupka.

Amedeo ModiglianiAmedeo Modigliani Prototipo del artista maldito, Amedeo Modigliani vivió rápido y murió joven, afectado por los excesos de su propia vida. Pero en sus cortos 35 años tuvo tiempo de pintar muchos cuadros, amar a muchas mujeres y dejar una marca indeleble en el arte moderno.

Modigliani fue el epítome de la vida bohemia en el agitado París de los albores del siglo pasado. Mucho se ha escrito y se ha filmado en torno a su leyenda, quizás dejando de lado lo principal: que fue un gran artista y su legado ahora puede ser admirado, por primera vez de forma exhaustiva, en Praga, en una gran muestra en la Casa Municipal de la capital checa.

Para la comisaria de la exposición, la académica italiana Serena Baccaglini, no hay misterio: Amedeo Modigliani fue un genio y por eso su arte perdura y trasciende.

“La muestra incluye retratos, por supuesto, que es la faceta más conocida de Modigliani, pero también todo tipo de obras. Escribí un texto en el catálogo para intentar explicar la importancia del dibujo en Modigliani. Solo los genios pueden recrear una cara con tan pocos signos. Y Modigliani lo era. Además, mi gran pasión por Modigliani y por Praga fue un gran incentivo para poder traer obras especiales que permitirán conocer a este gran artista como un genio y como un hombre”.

La comisaria de la muestra es enfática al señalar que le había motivado mucho organizar esta exposición en Praga su amor por la capital checa.

“Me gustaría empezar diciendo que estoy muy feliz de estar aquí. Esta exposición itinerantes es uno de los grandes proyectos de mi vida, pero mi amor por Praga hizo que me pusiera como meta mostrar la obra de Modigliani en esta ciudad y aquí estamos”.

Entre las muchas obras que incluye la exposición, Serena Baccaglini destaca una, por su belleza y exclusividad: un hermoso retrato de Marevna, la pintora rusa que ambientó el círculo de Modigliani en París.

“Tenemos en la muestra un hermoso retrato de Marevna. Ella fue la primera artista cubista rusa en París. Increíblemente, en esta exhibición tenemos este hermoso óleo, muy raro, el diseño preparatorio, la foto original de Marevna con la camisa roja que Modigliani adoraba, y una carta de Diego Rivera a Marevna. Es decir, un documento, una foto original, los bocetos y el óleo, es lo máximo”.

A la misma Serena Baccaglini se le ocurrió incluir en la exposición obras del pintor abstracto checo František Kupka, contemporáneo de Modigliani y una de las razones por las que se siente tan cercana a Praga.

“Descubrí una antigua foto de 1912, en la que Modigliani muestra por primera vez sus esculturas en París. Y detrás de él en la foto aparece František Kupka, el increíble artista checo, un innovador también, uno de los primeros artistas abstractos de la historia”.

A raíz de esa fotografía, a Serena Baccaglini le entró la curiosidad y se puso a investigar la obra de Kupka, según comenta.

“Decidí difundir la obra de estos dos artistas, de estos dos genios, Modigliani y Kupka, y por eso empecé a estudiar apasionadamente a Kupka. Creo que al artista checo no se le ha valorizado todavía como debería en el mundo del arte. Ellos tuvieron vidas similares, muy solitarias. Además, tuvieron contacto con todos los movimientos de vanguardia del bullente París de comienzos del siglo XX. Pero no fueron parte de ninguno de estos movimientos. Ambos emprendieron una búsqueda solitaria que abarcó toda su vida y se convirtieron en dos de los principales artistas del siglo XX”.

Pero volviendo a Modigliani, que es el principal protagonista de esta exposición, la comisaria de la muestra asegura que trataron de reunir un conjunto representativo de la obra de este italiano universal.

“Al reunir las obras intentamos comunicar el encanto de Modigliani como artista y como hombre. Entonces podrán encontrar diferentes secciones en esta exhibición. Algunos óleos muy raros y hermosos, como el de Marevna. Podrán ver algunos bosquejos, dibujos, algunos de los óleos menos conocidos de Modigliani, pero que han sido mostrados en las principales galerías del mundo gracias a esta exhibición. Y podrán ver también imágenes de París de comienzos del siglo XX, para que se puedan empapar de la atmósfera de ese mágico período”.

Y claro, no podía faltar una sección en la muestra dedicada a la última musa del artista, la trágica Jeanne Hébuterne, que se tiró embarazada por la ventana del quinto piso de su hogar familiar al día siguiente de la muerte de su amado Modigliani.

“Hay toda una parte de la muestra dedicada a Jeanne Hébuterne, la mujer, la compañera de Modigliani que se suicidó al día siguiente de la muerte del artista. Ella fue una artista también, y podrán ver algunas de sus pinturas. Y como lamentablemente, las mujeres artistas no tienen el mismo reconocimiento que los hombres, por eso he querido mostrar algunas de sus obras, un retrato de Amedeo Modigliani, por ejemplo”.

Monika BurianMonika Burian La muestra ha sido organizada en conjunto por la Vernon Gallery de Praga, cuya directora, Monika Burian, destaca la trascendencia de la misma.

“Recién, en el curso de los preparativos, me empiezo a dar cuenta de la importancia de esta muestra y de su impacto desde una perspectiva histórica. Para mí, Modigliani significa elegancia, misterio, éxito y tragedia de la mano. Sus trabajos poseen un cierto encanto italiano”, sostuvo.

La exposición Amedeo Modigliani puede ser visitada hasta el 28 de febrero próximo en la Casa Municipal de Praga.

14-12-2010