Mikoláš Aleš, el pintor que retrató la historia checa

08-01-2008

Historia, patria y romanticismo, estas tres palabras caracterizan la obra del pintor Mikoláš Aleš. Presentar una nueva cara de este clásico del arte checo del siglo XIX pretende la exposición instalada en la galería de arte Picadero del Castillo de Praga.

Foto: CTKFoto: CTK La exposición sigue de modo cronológico la trayectoria artística de Mikoláš Aleš, que incluye cuadros, ilustraciones y proyectos de decoraciones para edificios y otros objetos arquitectónicos, explicó la comisaria Monika Sybolová.

“La obra pictórica de Mikoláš Aleš vuelve a exponerse en el Picadero del Castillo de Praga después de 30 años. Esta vez tiene otra concepción y otras ambiciones, presentar la carrera del artista, así como los aspectos más diversos de su obra en el contexto de la época en que vivió”, dijo Sybolová.

Foto: CTKFoto: CTK Mikoláš Aleš suele ser considerado como símbolo de los esfuerzos checos por la soberanía e independencia nacional. Los protagonistas principales de sus obras son las grandes figuras del pasado checo, tales como el caudillo Jan Žižka, o el último rey de origen checo Jorge de Poděbrady. Entre sus pinturas más conocidas figuran las denominadas Campo militar de los husitas y Encuentro del rey de Poděbrady con el soberano húngaro Matías Corvino.

Además de las lunetas del Teatro Nacional y los lienzos con temas de los husitas, que son notoriamente conocidas por el público checo, Aleš es autor de obras menos conocidas, pero también muy interesantes, explicó Monika Sybolová, de la Galería Nacional de Praga.

“Se trata, por ejemplo, de las ilustraciones para los libros de los escritores Alois Jirásek y Jakub Arbes, para un abecedario, para una antología de cuentos de hadas checos, así como para varios calendarios e incluso naipes”, indicó Monika Sybolová.

El visitante puede apreciar las obras tempranas del autor, nacido en 1852 en Mirotice, Bohemia del Sur, región de fuertes tradiciones husitas, tema que más tarde encontró una proyección acentuada en su pintura.

Foto: CTKFoto: CTK Influido por su hermano František, historiador y poeta, Mikoláš Aleš comenzó a interesarse desde joven por la historia checa Su esfuerzo inicial fue motivado por razones artísticas y por la falta de recursos financieros. Para ganarse la vida trabajaba como maestro de dibujo.

Un viraje decisivo en la trayectoria de Mikoláš Aleš se produjo en 1878, al ganar el concurso para decorar el recién construido Teatro Nacional. El artista creó un ciclo de 14 lunetas denominado Patria para el vestíbulo del teatro, en el que evoca el pasado de la nación checa.

Mikoláš Aleš pasaba largas horas en su taller, cuya reconstrucción también ofrece la exposición, señaló Monika Sybolová.

“Hemos reunido muebles de su casa y de su taller, una mesa laboral, varios armarios y un sillón. El público puede apreciar además varios adornos, así como objetos arqueológicos que sirvieron al artista de inspiración para algunos de sus cuadros históricos”, dijo la comisaria.

Mikoláš Aleš ilustró libros y revistas. Pintó murales y esgrafiados para las fachadas e interiores de diversos edificios en Praga y en otras ciudades.

El artista fue un pintor y diseñador con fantasía y memoria visual excepcionales. A pesar de ello, en su vida no recibió homenaje oficial alguno, pero gozó del respeto y admiración del público. Falleció en 1913 en Praga.

La exposición instalada en la galería de arte Picadero del Castillo de Praga estará abierta hasta el 20 de abril de 2008.

08-01-2008