Las huellas checas en la arena

06-01-2004

El año 2003 fue abundante en acontecimientos clave para la imagen de la República Checa en el exterior. Una de las huellas imborrables fue la que dejaron los soldados checos en la lucha contra el terrorismo mundial en Kuwait e Irak. Su desempeño lo documentan varios libros lanzados al mercado el año pasado.

Uno de los libros dedicados al personal antiquímico checo en Kuwait y al Séptimo hospital de campaña en la ciudad iraquí de Basora lleva el título "Las Huellas en la Arena". Su autor es el reportero militar, Vladimír Marek.

"El libro tiene tres facetas. En la primera plasmo mis vivencias y todo los aprendido, digamos, entre los bastidores. Revela la vida cotidiana de soldados checos en Kuwait e Irak, sus pequeñas alegrías, preocupaciones, opiniones e impresiones. La segunda retoma los datos básicos para familiarizar al lector con las unidades checas, su equipamiento, así como con el ambiente en el que operaron. Y la tercera faceta es un diario de combate que documenta cronológicamente los acontecimientos".

Vladimír Marek arribó a Kuwait a finales de marzo de 2003. "De repente sabía lo que significa dormir en la cama castrense y despertarme sudoroso en medio de la noche a causa de una alarma aérea. En carne propia he probado llevar todo el día el chaleco y el casco antibalas, el arma y la máscara antigás. Los 69 días pasados en Kuwait y en el sur de Irak me cambiaron y también entendí muchas cosas", escribe Vd., señor Marek.


"Sí, es verdad. He vivido cuán difícil psíquicamente es estar lejos de la familia, en diferentes condiciones climatológicas y culturales, bajo una amenaza constante de ataques enemigos. También la distribución de ayuda humanitaria después de la guerra representaba una gran carga psíquica porque no sabíamos si la persona que pedía nuestra ayuda, era o no era un terrorista. En fin, fue una experiencia que ha modificado mi escala de valores".

¿Por qué se llama su libro "Las Huellas en la Arena"?

"Visité a nuestros antiquímicos ya en la primera Guerra de Golfo, a principios de los años noventa. Partí rumbo a Kuwait convencido de que la excelente fama de la que gozaron en el mundo era un tanto exagerada. Fue una idea falsa. "In situ" vi la acogida cordial que los soldados checos recibían en cada paso en Kuwait, invitados por los kuwatíes de a pie a tomar café en sus casas. Nuestros antiquímicos enaltecieron el nombre de nuestro país, dejaron allí una verdadera huella en la arena".

El libro fue publicado por el Ministerio de Defensa checo y no está de venta al público. Los interesados en tener una edición en inglés se pueden dirigir a nuestra Redacción Iberoamericana, se la enviaremos por correo tradicional.


06-01-2004