Las Hermanas Havelka cantan a ritmo de swing

24-08-2004

"La música de los años treinta es melódica, armónica, optimista y viva; no necesita ningunos aditivos eléctricos", éste es el credo de cuatro mujeres checas que hace veinte años formaron un grupo retro. Lo denominaron Las Hermanas Havelka, inspirándose en grupos femeninos estadounidenses de aquellos años. El hecho de que sus conciertos sigan estando llenos, es testimonio de que esta música gusta a los checos.

Las Hermanas Havelka, foto: AutoraLas Hermanas Havelka, foto: Autora Cada una de las "hermanas", Olga, Petra, Anna y Dája, llegaron a la música de entreguerras de diferente manera. Una se dedicaba antes a la música barroca, otra al canto operístico, otra interpretaba música clásica en general y otra jazz. Todas se reunieron al final en la Orquesta Original Síncope de Praga, realizando que sus corazones tocaran a ritmo de swing.

Petra explica cómo durante sus conciertos se esfuerzan minuciosamente por respetar el estilo propio de los años treinta.

"En primer lugar al interpretar esta música. Esto ha sido un trabajo detallado a largo plazo. Tuvimos que aprender el fraseo, la pronunciación tanto checa como en idiomas extranjeros en los que cantamos. Una gran tarea fue para nosotros la de aprender el estilo de presentación porque las cantantes de entreguerras se comportaban en el escenario de manera muy diferente a las actuales; eran más decentes y elegantes".

El público admira en Las Hermanas Havelka no sólo su canto, sino también su puesta en escena. Actúan vestidas al estilo de los años treinta y cuando entran en el escenario, lo hacen como verdaderas damas.

Las Hermanas Havelka, foto: AutoraLas Hermanas Havelka, foto: Autora Anna señala que fueron a las raíces, a los museos y archivos para ver los patrones y los materiales.

"Encontramos a una modista que sabía coser según los patrones antiguos. Conseguimos varios vestidos de herencia. Y ahora cooperamos con una señora que posee una colección fascinante de trajes, sombreros y accesorios de aquella época. ¡Si la música y la moda son dos vasos comunicantes!"

A la gente le gusta que Las Hermanas Havelka canten sin mezcladores del sonido.

"La gente de hoy está acostumbrada al playback, a los arreglos eléctricos de instrumentos y canto. Nosotras cantamos siempre en vivo. Lo que, por supuesto, tiene su lado débil, ya que el visitante de nuestros conciertos puede oír a veces también tonos falsos", se ríe Petra.

Las Hermanas Havelka, foto: AutoraLas Hermanas Havelka, foto: Autora Al interpretar la música de los años veinte y treinta, Las Hermanas Havelka no se limitan tan sólo al swing y otras melodías populares. Debutaron con un disco de canciones que interpretaban quienes salían de acampada. Dája recuerda que el título fue "Cuando tu novia te decepcione".

"Intentamos interpretar esas canciones tal como se interpretaban por aquél entonces. Es decir, con toda la ingenuidad que les corresponde. Sus textos son banales, hasta tontos a veces, pero están acompañados por bellas melodías".

¿Y qué es lo que Las Hermanas Havelka admiran de los años treinta? "Existía el orden, cada uno sabía qué lugar le correspondía en la sociedad", opina Olga.

"A diferencia de aquella época, la gente de hoy sabe mucho sobre la salud, que fumar es dañino, que hay que proteger el medio ambiente, que la energía atómica puede destruir el mundo. Tenemos satélites, teléfonos móviles, pero no sabemos comunicarnos entre nosotros. Escuchamos la música por todas partes, pero las orquestas clásicas escasean. Viajamos de vacaciones a países exóticos, pero no visitamos a nuestros vecinos porque seguimos un serial televisivo. En aquella época había menos ruido, incluso el cielo nocturno era más bello y limpio. Y esto no lo es ahora, y yo lo echo mucho de menos".

24-08-2004