La poesía llena los rincones de todo el país

20-11-2007

El Día de la Poesía es un festival que la Asociación de Poesía organiza en la República Checa cada noviembre para conmemorar el nacimiento del poeta romántico checo, Karel Hynek Mácha. El interés por el certamen se ha extendido a todas las regiones del país e incluso fuera de sus fronteras. Participan tanto poetas reconocidos como aficionados y este año, además, han venido 25 poetas europeos, entre ellos un catalán y un vasco.

Estatua de Karel Hynek Mácha en la colina de PetřínEstatua de Karel Hynek Mácha en la colina de Petřín Poesía en el Metro fue el precedente del festival Día de la Poesía. Bernie Higgins, inglesa residente en Praga, trajo esa idea desde su país a la capital checa.

“Lo vi en Londres, allí nació. Es muy importante utilizar el espacio público que para mí no significa espacio publicitario. Ésta es nuestra área, es un espacio para la poesía y yo espero que continuemos haciendo este festival. Creo que es necesario, que la gente lo quiera y que lo necesite, tal vez porque nos rodea cada vez más el lenguaje de la publicidad, pero para mí el lenguaje puro es la poesía”, confesa Bernie.

Después de la Poesía en el Metro, a partir del noviembre de 1999, se empezó a organizar un festival de poesía. El primer año se celebró en Praga un solo día. De allí viene el nombre que se ha mantenido: Día de la Poesía. Sin embargo, este año son 15 días y participan 46 ciudades checas. Dentro del amplio programa se recitarán versos en diferentes espacios, como bibliotecas municipales, escuelas, pequeños cafés o hasta sitios al aire libre.

Las lecturas serán acompañadas por exposiciones, espectáculos teatrales, tertulias y concursos. La Asociación de Poesía, que organiza el festival entre el 5 y el 23 de noviembre, tiene sólo tres miembros y funciona como coordinador de todas las acciones, publica el material pertinente y se encarga de la página electrónica.

Este año los checos colaboraron con un programa europeo, “Literatura a través de las Fronteras”, que se dedica a la promoción de literaturas, sobre todo, de lenguas marginales. Así que este año participan también más de dos decenas de poetas extranjeros.

Escritores de varios países, como por ejemplo, Argelia, Polonia, Letonia, Hungría, Gales, Grecia, Israel, Jordania, Rumania, Portugal y otros presentaron en Praga sus obras y vivieron una especie de taller de traducción junto con los poetas checos.

El poeta y profesor de literatura del País Vasco, que en Praga presentó Antología de seis poetas vascos, Rikardo Arregi, nota en los participantes cierta preocupación común por el mensaje poético.

El público del festival, aunque minoritario, ha tenido la posibilidad de compartir recitales de poesías muy diversas. Los autores presentaron sus obras en versión original, acompañándolas siempre por traducciones checa e inglesa. Sin embargo, siempre al traducir versos aparecen complicaciones, sobre todo, en casos parecidos a las creaciones del joven poeta catalán, Eduard Escoffet, que para sus poemas utiliza otros elementos más que el papel y el lápiz.

“La libertad que tenemos es la de utilizar todos los elementos que queramos, todos los elementos posibles. Somos observadores de la realidad y cada uno decide cómo hacer su poema, con qué tipo de verso, con qué tipo de palabras o gestos, imágenes, expresiones, sonido. Todos los elementos sirven para crear o escribir un poema”, opina el poeta catalán.

Aunque cada poesía suene diferente en cada idioma y que esta sea transmitida a través de distintos tipos de versos y de técnicas de expresión, parece que la poesía sobrevivirá la globalización del mundo moderno y los poetas siempre tendrán ganas de cambiar sus experiencias y reunirse cada noviembre en Praga para rendir el homenaje al poeta romántico checo Karel Hynek Mácha. El festival Día de la Poesía presenta cada año una oportunidad única a quienes se interesen en poesía, como espectadores o como autores.

20-11-2007