La Linterna Mágica, la mezcla checa de cine y teatro

22-03-2018

Con motivo del centésimo aniversario del nacimiento de Emil Radok, padre del espectáculo audiovisual Linterna Mágica, les ofrecemos una reposición del artículo que dedicamos en su momento a esta combinación checa de cine y teatro.

Linterna Mágica, foto: Kristýna MakováLinterna Mágica, foto: Kristýna Maková Sobre el escenario se desarrolla un espectáculo de teatro mudo, basado en la danza contemporánea, la expresión corporal y otros muchos palos, desde el musical al cabaret.

Todo entraría en la normalidad de no ser porque la coreografía y la interpretación se hacen en plena interacción con la pantalla que hay detrás del escenario, donde también está pasando algo, eso sí, en formato cinematográfico.

De esta manera, los actores reales interactúan con las imágenes, y los acontecimientos de un lado de la realidad tienen sus efectos sobre el otro. Actores que aparecen en las proyecciones después aparecen en carne y hueso sobre las tablas.

El resultado es un ambiente mágico y sorprendente, una nueva manera de narrar historias y recrear los sentidos del espectador. Esta peculiar manera de hacer teatro se llama Linterna Mágica, y a ella se dedica en Praga la compañía de teatro con el mismo nombre, en checo Laterna Magika.

Zdeněk Prokeš, foto: archivo del Teatro NacionalZdeněk Prokeš, foto: archivo del Teatro Nacional Su director artístico, Zdeněk Prokeš, nos da su propia definición de este tipo de espectáculo.

“La Linterna Mágica es un género teatral específico, algo entre cine y teatro, porque de una manera inusual conecta los dos medios. Lo hace de forma interactiva, de forma que un personaje puede pasar del escenario a la película y después de vuelta a las tablas, creando un efecto muy interesante. Es lo que hace original a la Linterna. La película no es un acompañamiento de imágenes, sino parte integrante de la acción”.

De hecho, no solo por esta fusión, sino por la inclusión de otros componentes, el resultado son piezas de gran complejidad para cuya creación es necesaria la cooperación de profesionales muy diversos, como nos cuenta Prokeš.

“Va acompañado de música. Hay baile, hay teatro negro... Todo lo necesario para crear un ambiente de fantasía. Es un teatro de las ilusiones. Es necesario crear grandes equipos de gente, donde cada uno es especialista de una parte muy concreta de la producción. Uno es experto en cinematografía, otro en teatro clásico, otro en teatro negro, otro en teatro del movimiento... Y a todo esto tenemos que darle una dirección que unifique el concepto de la obra”.

La Linterna Mágica fue la sorpresa checoslovaca en la exposición universal de Bruselas de 1958. El público de medio mundo quedó impresionado por este nuevo género de espectáculo, inventado para la ocasión por el arquitecto Josef Svoboda.

Polyecran, fuente: archivo de Expo 1967Polyecran, fuente: archivo de Expo 1967 A la vuelta de Bruselas, la idea pronto se materializó en la fundación de una compañía de teatro especializada con el mismo nombre. De 1959 a 1985 tuvo su sede en el cine Moscú, en el Palacio Adria, en Praga. Después, y hasta 1992, el teatro ocupó las instalaciones del Palacio de Cultura.

A partir de ese año y hasta la actualidad, la Linterna Mágica puede ser vista en la Nueva Escena del Teatro Nacional, desde este año integrado ya institucionalmente dentro del mismo.

En sus 52 años de existencia han pasado por la Linterna personalidades de la talla de Jan Švankmajer y además de ilusionar al público checo se han realizado giras por medio mundo, incluyendo España, como recuerda Prokeš.

“La Linterna Mágica ha estado muchas veces en España. Siempre haciendo giras muy largas. La última vez fue en 2001. Actuamos en el teatro Coliseo y celebramos nuestra representación número 5.000 de la obra ‘Circo Mágico’ y realizamos 31 funciones. Hubo un gran interés y la verdad es que me encantaría que volviéramos”.

Josef Svoboda, foto:  archivo del Teatro NacionalJosef Svoboda, foto: archivo del Teatro Nacional Para este año, la compañía prepara otra gira internacional que les llevará a Santo Domingo, que este año ha sido declarada capital americana de la cultura.

Sin embargo, también hay sinsabores en la actualidad de la Linterna Mágica. Según senala Prokeš, es necesario que el teatro encuentre pronto un nuevo impulso.

“Ahora desde enero el sistema se ha cambiado un poco. Antes actuábamos cada día y ahora solo tendremos 120 funciones al año. Espero que así la asistencia mejore, porque en los últimos años llenábamos solo un 60 por ciento de la sala. Esto significa que cada noche venían entre 200 y 250 personas”.

La clave es abrirse a un nuevo tipo de público, como subraya Prokeš.

“La Linterna Mágica siempre ha sido vista como una atracción para extranjeros, para turistas. Y a mí me gustaría que fueran a ver las obras también espectadores checos. Las piezas son totalmente comprensibles, son aptas para todos los públicos, y muy apropiadas para los niños”.

Es por ello por lo que hay que renovarse o morir. Como nuevo director artístico del teatro, Prokeš está decidido a lavarle la cara a la Linterna Mágica y explotar al máximo sus posibilidades.

Escena de Josef Svoboda, foto:  archivo del Teatro NacionalEscena de Josef Svoboda, foto: archivo del Teatro Nacional “Por supuesto, después de 50 años y con la simplificación de la tecnología ya no se utiliza película de 35 mm, sino las posibilidades de la tecnología digital, que es más barata. De esta forma, la unión de teatro y cine se la puede permitir hoy en día cualquier compañía, cualquier teatro. Por eso me gustaría innovar en el aspecto tecnológico, utilizando todo lo que hay disponible en la actualidad, como los hologramas”.

En este sentido, la Linterna Mágica prepara ya dos nuevas obras que aprovecharán mejor el potencial de este género escénico.

“Uno de nuestros ámbitos de interés será la narración de historias sobre Praga. La próxima temporada estrenaremos una nueva obra: ‘Leyendas de la Praga Mágica’. Se combinarán por un lado las localizaciones reales donde tiene lugar la acción, la leyenda, gracias a la pantalla, y por otro la contribución de bailarines del teatro negro. Y otro estreno que queremos hacer será también una historia fantástica. Todo lo que contiene fantasía e ilusión es ideal para la Linterna Mágica”.

Desde los romances de Casanova hasta el la obra Circo Mágico, que lleva en cartel desde 1977, o Rendez Vous, una aproximación artística a las corridas de toros, todo es posible en la Linterna Mágica. Solo hay abrir bien los ojos y dejarse llevar.

22-03-2018