Frantisek Zenísek - pintor multifacético de la "Generación del Teatro Nacional"

31-01-2006

La Colección de Bellas Artes del Siglo XIX de la Galería Nacional inauguró en el Picadero de Wallenstein en Praga otra de las exposiciones dedicadas a los pintores del siglo XIX. Los visitantes pueden conocer la obra de Frantisek Zenísek, uno de los más exitosos pintores de la generación de los artistas patriotas y un excelente retratista.

Picadero de Wallenstein en Praga (Foto: autor)Picadero de Wallenstein en Praga (Foto: autor) En una de las salas de Galería Nacional en Praga, en el Picadero de Wallenstein, transcurre la exposición que abarca la obra de Frantisek Zenísek, pintor checo de la segunda mitad del siglo XIX.

La muestra, que recoge un centenar de cuadros y dibujos creados por Zenísek, fue abierta por dos motivos, según explicó Nadezda Blazícková-Horová, autora de la revista.

"Primero, la Colección de Bellas Artes del Siglo XIX de la Galería Nacional se ha especializado en los últimos años en autores cuyas obras no han sido nunca expuestas o fueron expuestas desde hace muchos años. El segundo motivo para organizar la exposición es el 90 aniversario de la muerte de Frantisek Zenísek".

Frantisek Zenísek (Foto: CTK)Frantisek Zenísek (Foto: CTK) Frantisek Zenísek, de muy joven, participó en el concurso público por la decoración artística del Teatro Nacional. Toda la generación de artistas se puso el apodo según su más famosa obra común "Generación del Teatro Nacional", aunque no se trataba de la generación en propio sentido de la palabra, ya que entre el mayor y el menor artista había una diferencia de 20 años.

En el marco de las artes plásticas checas fue el primer grupo con un objetivo claro e ideas unificadas. Sus obras fueron caracterizadas por la interpretación entusiasta de las ideas del renacimiento nacional y del patriotismo que se reflejaban principalmente en la decoración de los interiores de los edificios nuevos. Por otro lado, sus obras no fueron aceptadas por la generación artística consiguiente de sus discípulos que ya tenían otros objetivos y preocupaciones.

Frantisek Zenísek, uno de los más jóvenes de su generación, estudió el arte pictórico en la Academia en Praga. No obstante, toda su vida siguió dos modelos. El primero de ellos fue Josef Mánes, que fue predecesor y ejemplo a seguir para toda la Generación del Teatro Nacional. Su segunda fuente de inspiración derivó de su estancia en Francia, donde admiró al pintor Jean Ingres.

'Oldrich y Bozena' de Frantisek Zenísek'Oldrich y Bozena' de Frantisek Zenísek "El visitante de la muestra de Zenísek puede apreciar las excelentes técnicas pictóricas y de dibujo del pintor, su esfuerzo por la perfección formal y la seguridad de la composición. Zenísek fue un excelente dibujante, lo que se puede contemplar en la exposición de la cual casi el 90 por ciento son dibujos," explicó la autora de la exposición Nadezda Blazícková-Horová

Zenísek pintaba sobre todo las escenas alegóricas e históricas. En la revista en el Picadero de Wallenstein atraen la atención dos cuadros: el histórico del encuentro del príncipe Oldrich con su futura esposa Bozena, y el gran lienzo "La destrucción de los adamitas" que corresponde a la época de las guerras husitas del siglo XV.

"Zenísek era también un retratista muy buscado a finales del siglo XIX. Por encargo retrató muchas personalidades de entonces - aristocracia, burguesía, científicos y artistas - hasta al emperador austríaco. Claro que hay una diferencia notable entre los retratos por encargo y los de sus familiares, como el retrato de su madre o de su esposa," dijo Nadezda Blazícková-Horová, autora de la muestra.

Los admiradores de los retratos y cuadros alegóricos e históricos tendrán la posibilidad de visitar la exhibición del pintor Frantisek Zenísek hasta el 2 de abril del presente año.

31-01-2006