Febiofest dará una visión globalizada del cine latinoamericano

24-03-2009

Una película boliviana dirigida por un japonés y hablada en quechua; otra mexicana hecha en EE.UU., en inglés, por un director peruano; o una brasileña dirigida por un chileno-italiano criado en Argentina y hablada en guaraní. Los largometrajes del Panorama Latinoamericano del Festival Internacional de Cine de Praga, Febiofest, vienen más globalizados que nunca.

Los indios tarahumara de México, los guaraníes brasileños y los quechuas de Bolivia estarán entre los protagonistas del Festival Internacional de Cine de Praga, Febiofest, que se inaugura este jueves.

Tres películas del Panorama Latinoamericano del certamen retratan la vida de los habitantes originales de América y están habladas en esos idiomas vernáculos.

Nada mal para un festival con vocación global y que intenta dar una visión general de las cinematografías más recónditas del mundo.

Uno de los encargados de programación de Febiofest, David Čeněk, explica la idea del Panorama Latinoamericano.

GasolinaGasolina “Intentamos seleccionar películas nuevas, que ya se presentaron en otros festivales, que ya tienen premios, y también películas que pueden resultar interesantes para el público checo. E intentamos hacer la selección también para que se vea que no solo se hacen películas en México, en Argentina, sino también en otros países latinoamericanos”, sostiene David Čeněk.

Este año, por ejemplo, los espectadores checos podrán disfrutar de un largometraje guatematelco, agrega Čeněk.

“No hay criterio por tema, solo que sea una película nueva e interesante. Por ejemplo este año tenemos una película que se llama Gasolina, que es de Guatemala, y no solo es muy buena, ya ganó un premio en San Sebastián, sino que demuestra que en Guatemala se hacen películas”, afirma.

El peso de Argentina en la programación, con siete largometrajes, se explica porque es una potencia cinematográfica en la región, pero es solo casualidad, según David Čeněk. También le podría tocar a Brasil o México. Y si tiene que destacar alguna de las cintas argentinas, se decanta por La rabia, de Albertina Carri.

“Por ejemplo la película La rabia me parece interesantísima, porque está hecha por una mujer, que no es tan habitual, y muestra la vida en la pampa argentina. Y mezcla la ficción con secuencias de dibujos animados. Es muy interesante y muy fuerte. No es muy divertida por su historia pero sí muy original”, puntualiza.

También quiere referirse a El regalo de la Pachamama, filme boliviano del japonés Toshifumi Matsushita, íntegramente hablada en quechua.

“Esta producción es una película interesante porque está hecha por un japonés que cuenta la historia de los indios en Bolivia y por esto está hablada en quechua. Hay varias películas, es una tendencia en la cinematografía mundial, por esto de la globalización. Hay un cineasta japonés que hace sus películas en América Latina y hay otro latinoamericano, Marco Bechis, que hace sus películas en Italia, lo que demuestra que el cine ha cambiado”, dice Čeněk.

Marco Bechis será uno de los homenajeados de la presente edición de Febiofest. Nacido en Chile, creció en Argentina, donde sufrió los rigores de la dictadura militar, por lo que se exilió en Italia. La idea, según David Čeněk, es dar a conocer su obra en la República Checa.

“Primero es un director desconocido aquí, es un director interesante. Se ha ganado su fama no tanto gracias a los premios en los festivales, no es un director de festivales, y a nosotros nos parece que su cine es interesante. Sus películas son clave del cine argentino. Es una reflexión interesante. No hay ningún juego estético. Y es una reflexión sobre la dictadura militar argentina, y se sabe poco sobre esto acá”, concluye.

De Marco Bechis, que estará presente en los días finales de Febiofest, se presentarán cuatro largometrajes. Se trata de Alambrado, película argentina de 1991; Garage Olimpo, su obra más famosa, de 1999; Hijos (2001), filmada en Italia; y su más reciente producción, La tierra de los hombres rojos (2008), rodada en Brasil y que retrata la lucha de los indios guaraníes por recuperar sus tierras.

Finalmente, David Čeněk quiere destacar otro filme del Panorama Latinoamericano: Sleep dealer, del peruano Alex Rivera, una coproducción entre México y EE.UU., hablada en inglés. Retrata el mundo de los inmigrantes, en clave ciencia ficción, está protagonizada por la chilena Leonor Varela, y también es ejemplo de la globalización del cine actual, señala.

Más información sobre Febiofest, en inglés y en checo, en www.febiofest.cz

24-03-2009